Sao Paulo. Brasil registró en el mes de enero un déficit en su cuenta corriente de US$11.600 millones, el peor resultado en la historia para dicho periodo, informó el Banco Central.

El saldo negativo de la cuenta corriente, que mide las transacciones de Brasil con el exterior, fue un 2,1% superior al alcanzado en enero de 2013, según un comunicado de la entidad.

En acumulado en los últimos doce meses, el déficit de la cuenta corriente, que incluye el flujo de transacciones internacionales relativas al comercio, servicios, rentas y transferencias unilaterales, fue de 81.600 millones de dólares, equivalente al 3,67% del PIB.

La inversión extranjera directa (IED), que fue de US$5.100 millones, tan sólo consiguió financiar una parte de su déficit por cuenta corriente.

El deterioro del resultado de las cuentas externas del país fue provocado principalmente por el mal desempeño de la balanza comercial (exportaciones e importaciones), que registró un déficit de US$4.057 millones, el peor resultado para el primer mes del año desde 1994, cuando comenzaron los registros.

La balanza del ítem servicios, que tiene en cuenta los viajes internacionales, transportes, alquiler de equipos y seguros, sumó un déficit de US$3.400 millones, una cifra un 8,1% inferior a la registrada en el mismo mes de enero de 2013.

Los gastos de los brasileños en viajes en el exterior en el primer mes del año alcanzaron los US$2.100 millones, mientras que los turistas extranjeros dejaron en Brasil US$643 millones.

Las remesas líquidas de renta para el exterior sumaron US$43.300 millones en enero, un 13% más en comparación con el mismo mes del año anterior.

El Banco Central también informó que las reservas internacionales, en concepto de liquidez, totalizaron US$375.500 millones en el mes de diciembre, una reducción de US$332 millones respecto de noviembre.