Brasilia. El sector público brasileño registró en en el primer semestre un superávit primario de 29.380 millones de reales (US$13.000 millones), el peor resultado para el período de la serie histórica iniciada en 1998, informó este jueves el Banco Central.

El resultado representa 0,68% del Producto Interno Bruto (PIB) y una caída de 43,6% ante el mismo período del año pasado.

El saldo primario del sector público toma en cuenta el ahorro total hecho por la Unión, los estados, municipios y empresas estatales, destinado al pago de intereses de deuda.

En junio hubo un déficit primario de 2.100 millones de reales (US$929M), el peor resultado para mes de toda la serie histórica.

En los últimos 12 meses terminados en junio, el superávit primario sumó 68.528 milllones de reales (US$30.322M), lo que equivale a 1,36% del PIB.

La meta oficial de superávit primario incluida en el Presupuesto para 2014 es de 167.400 millones de reales (US$74.070M), equivalentes a 3,1% del Producto Interno Bruto.

Al mismo tiempo, el gobierno está autorizado a descontar gastos con obras de infraestructura, por lo que formalmente el ahorro fiscal puede caer para 1,1% del PIB.

El ministro de Hacienda, Guido Mantega, se comprometió a alcanzar un superávit este año de 1,9% del PIB, el mismo porcentaje registrado en 2013.

El esfuerzo fiscal obtenido en el primer semestre representa, por lo tanto, 29,7% de la meta oficial para todo el año.

El jefe del Departamento Económico del Banco Central, Tulio Maciel, admitió que el resultado del primer semestre hará difícil el cumplimiento de la meta de superávit de 1,9% del PIB, pero que no era imposible.

En el acumulado de los primeros seis meses, el pago de intereses sumó 120.246 millones de reales (US$53.206M), por lo que hubo un déficit nominal -superávit primario menos pago de intereses- de 90.866 millones de reales (US$40.206M).

La deuda líquida del sector público sumó en junio 1,75 billón de reales (774.336 mdd), equivalentes a 34,9% del PIB.