Brasilia. Brasil registró en el 2011 el segundo mayor ingreso de dólares en su historia, US$65.279 millones, una cifra superior en 168% a la registrada en el 2010 y en su gran mayoría destinada a inversión extranjera, informó ayer el Banco Central.

La cifra corresponde a la diferencia entre el ingreso y la salida de divisas, conocido como flujo cambiario.

“Es el mayor monto después del 2007, cuando entraron US$87.500 millones”, dijo un portavoz de la entidad.

El año pasado el ingreso de divisas fue superior en un 168% con respecto del 2010, cuando entraron US$24.354 millones.

La mayoría de los recursos fueron destinados a la inversión productiva, conocida como Inversión Extranjera Directa. Se calcula que hasta noviembre del 2011 Brasil había recibido US$60.055 millones para ese rubro, según cifras oficiales.

Además de ofrecer condiciones atractivas para nuevos emprendimientos, Brasil tiene una tasa de interés de referencia de 11% anual, una de las más altas del mundo, que estimula la entrada de divisas.