Rio de Janeiro. Brasil registró en agosto pasado un descenso en la inflación del 0,09% en comparación con julio (0,33%), en lo que es el menor resultado para el mes desde 1998, informó este jueves el estatal Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE).

Se trata del primer descenso de los precios en Brasil desde junio de 2017, cuando la tasa de inflación cayó un 0,23% en comparación con el mes previo.

Con el resultado de agosto, la inflación en Brasil acumula en el año un 2,85%, con lo que superó el 1,62% del mismo período del año anterior.

De acuerdo con el reporte del IBGE, en los últimos 12 meses hasta agosto, el Indice de Precios al Consumidor Amplio (IPCA) se situó en el 4,19%.

La variación en los precios de agosto estuvo impulsada por el segmento de alimentos y bebidas, con un descenso del 0,34%, que bajó por segundo mes seguido.

El Banco Central (BC) de Brasil estableció para este año una meta de inflación del 4,5%, con un margen de 1,5 puntos, lo que permite que la cifra se sitúe entre el 3% y el 6%.

El mercado financiero proyectó el pasado lunes una inflación para el presente año del 4,16%.

La variación en los precios de agosto estuvo impulsada por el segmento de alimentos y bebidas, con un descenso del 0,34%, que bajó por segundo mes seguido.

Disminuyeron también los precios de los transportes (1,22%) y combustibles (1,86%).

Por el contrario, subieron los precios en el segmento del hogar (0,44%), así como salud y cuidados personales (0,53%).

La inflación fue durante años una de las preocupaciones del gobierno brasileño, cuyas autoridades monetarias ha logrado controlarla, luego de que se disparó al 10,67% en 2015.

En 2016, el aumento de los precios fue del 6,29% y el año pasado del 2,95%, el menor nivel desde 1998 y la primera vez que quedó por debajo del mínimo de la meta del gobierno, que era del 3%.