Brasil registró en mayo pasado un superávit de cuenta corriente de US$2.900 millones, casi el doble que lo esperado por el gobierno, informó este martes el Banco Central (BC).

De acuerdo con el reporte del BC, en los primeros cinco meses del año, el déficit externo sumó US$616 millones, ante los US$5.998 millones en el mismo período del año pasado.

La cuenta corriente es formada por la balanza comercial, la cuenta de servicios y rentas, y las transferencias unilaterales, que son los recursos enviados por brasileños que viven fuera del país.

En los 12 meses terminados en mayo anterior, la cuenta corriente brasileña registró un déficit de US$18.100 millones, equivalente al 0,96% del Producto Interno Bruto (PIB) brasileño.

La proyección para todo 2017 es de un déficit externo de US$24.000 millones, equivalentes a 1,19% del PIB.

A su vez, la inversión directa en el país sudamericano ascendió US$2.900 millones en mayo pasado y a US$32.500 millones en los primeros cinco meses del año, es decir, 8,5% más que en el mismo período de 2016.

En los primeros cinco meses del presente año, las inversiones directas sumaron US$32.456 millones, ante US$29.918 millones en el mismo período del año pasado.

Para todo el año, el BC estimó la entrada de inversiones directas por US$75.000 millones, equivalentes a 3,71% del PIB brasileño.

En los 12 meses terminados en mayo, el ingreso de inversiones directas sumó 80.720 millones de dólares, lo que representó 4,28 por ciento del PIB, valor más que suficiente para financiar el déficit de cuenta corriente de 0,96 por ciento del PIB en el período.

En mayo anterior, las reservas internacionales brasileñas ascendieron a 377.700 millones de dólares, con aumento de 1.400 millones respecto al mes anterior.