Sao Paulo. La economía de Brasil creció a su mayor ritmo en al menos 14 años en el primer trimestre, superando expectativas y señalando una robusta expansión en 2010, en contraste con las atribuladas economías de Estados Unidos y Europa, según cifras oficiales divulgadas el martes.

La economía brasileña, la mayor de Latinoamérica y la octava más grande del mundo, creció 9% en el primer trimestre en comparación con los tres primeros meses de 2009, el mayor ritmo desde al menos 1996, afirmó el Gobierno.

Se esperaba una expansión interanual de 8,4%, según la mediana de las previsiones de 18 analistas consultados por Reuters. Las estimaciones de crecimiento anual oscilaron entre 6% y 9,2%.

La economía de Brasil creció 2,7% frente a los últimos tres meses del 2009 superando también la mediana de 2,5% recopilada en el sondeo de Reuters.

Se trató del mayor ritmo de expansión trimestral desde el primer trimestre de 2004, impulsado en gran medida por un sólido gasto de capital y una robusta producción industrial.

Se espera que el fuerte crecimiento, que ha dado pie a preocupaciones de sobrecalentamiento de la economía, se enfríe en los próximos meses en la medida en que comiencen a operar una mayor tasa de interés y el retiro de estímulos fiscales del Gobierno.

Algunos analistas creen que la economía de Brasil se está sobrecalentando y no podrá sostener el alto crecimiento sin generar inflación.

Analistas afirmaron que la cifra del martes sugiere que el crecimiento podría mantenerse saludable por el resto del año y previamente a las elecciones presidenciales de octubre.

"Estas cifras confirman lo que los mercados han estado diciendo, un fuerte primer trimestre con una demanda interna muy sólida a pesar de la debilidad externa", dijo Pedro Tuesta, economista jefe para América Latina de 4CAST Inc.

"Esta es una de las razones por las cuales la mayoría de los economistas cree que los problemas de Europa no tendrán mucha importancia en Brasil", agregó.

Revisiones. La fuerte demanda interna, impulsada por las exenciones tributarias del Gobierno a automóviles y electrodomésticos, sacó a la economía brasileña de la recesión durante el segundo trimestre del año pasado.

Entre los sectores de la economía con mejor desempeño en el primer trimestre estuvieron el gasto de capital, con un alza de 7,4% sobre una base intertrimestral; la producción industrial, que creció 4,2%; y la agricultura, con 2,7%, dijo el estatal Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE).

El IBGE también revisó hacia arriba las cifras del PIB de trimestres anteriores. Según la agencia estatal, la economía de Brasil creció 2,3% en el cuarto trimestre del 2009 frente al tercero, ante 2% informado previamente.

El número del tercer trimestre, en tanto, fue revisado a un aumento del 2,2% frente al segundo trimestre, ante un incremento del 1,7% informado previamente.

Actualmente, el Fondo Monetario Internacional califica a Brasil como la octava economía del mundo.

El amplio mercado interno de Brasil está dando un fuerte empujón al crecimiento del país en momentos en que las potencias tradicionales como Estados Unidos y Europa luchan por salir a flote.

Primer trimestre, clave. Algunos analistas creen que la economía de Brasil se está sobrecalentando y no podrá sostener estas altas tasas de crecimiento sin generar inflación, que se ha acelerado con fuerza en los últimos meses.

"Fue un poco mejor de lo que la gente estaba esperando. Esta fuerte tasa de crecimiento sugiere un buen desempeño para los próximos trimestres, ya que esta tasa es difícil de enfriar prontamente (...), pero las cifras serán un poco más bajas", dijo Silvio Campos Neto, economista jefe de Banco Schahin.

Sin embargo, la expansión económica podría beneficiar a la candidata presidencial del mandatario Luiz Inacio Lula da Silva, Dilma Rousseff, del Partido de los Trabajadores.

El apoyo a Rousseff está creciendo en las encuestas debido a que los votantes asocian el auge económico con las políticas a las que la candidata oficialista daría continuidad.

El dato del PIB antecede a la lectura de la inflación que será divulgada el miércoles, día en que se conocerá también la decisión del Banco Central sobre sus tasas de interés.

En la mañana del miércoles, el IBGE publicará el dato del Indice de Precios al Consumidor para mayo, que según analistas consultados por Reuters habría subido 0,43%. El índice marcó 0,57% en abril.

El Banco Central emplea la inflación para fundamentar sus decisiones respecto a las tasas de interés, algo que se producirá la tarde del miércoles, cuando se espera que eleve su tasa referencial para poner paños fríos a la economía.

Las autoridades del banco elevaron la tasa, conocida como Selic, a 9,5% desde 8,75% en abril, y la mayoría de los analistas consultados por Reuters espera otro incremento de 0,75 puntos porcentuales a 10,25%.