Brasilia. Brasil registró durante abril un superávit de US$620 millones en sus cuentas corrientes, el tercer saldo positivo mensual consecutivo, señaló el Banco Central.

En abril de 2017, el sector externo había registrado un superávit de US$1.149 millones.

La cuenta corriente se conforma por la balanza comercial, la cuenta de servicios y rentas, y las transferencias unilaterales, recursos enviados por brasileños que viven fuera del país.

"El resultado era esperado y forma parte del período donde estacionalmente tenemos resultados más favorables para las transacciones corrientes", afirmó el jefe del Departamento de Estadísticas del Banco Central, Fernando Rocha.

La expectativa del ente es que en mayo también se registre un superávit, estimado en US$2.500 millones.

Como en enero hubo déficit, el resultado acumulado en los cuatro primeros meses del año quedó negativo en US$2.604 millones, ante los US$3.495 millones registrados en igual periodo de 2017.

Cuando el país registra saldo negativo en transacciones corrientes, necesita cubrir el déficit con inversiones o préstamos en el exterior.

La mejor forma de financiamiento del saldo negativo son las Inversiones Extranjeras Directas (IED), recursos aplicados en el sector productivo.

En abril, estas inversiones llegaron a los US$2.618 millones y, en el primer cuatrimestre, a los US$20.366 millones.

Rocha resaltó que aunque las IED se han reducido en los últimos meses, continúan por encima del déficit en transacciones corrientes en lo que va del año.

"Tenemos un déficit muy bajo, un IED más que suficiente para financiar el país y flujos de cartera (inversiones en acciones y en títulos de renta fija) oscilando entre entradas y salidas del país", explicó.

Según el funcionario, los títulos tienen una tasa de renovación del 100% y un refinanciamiento integral de los vencimientos de empresas brasileñas en el exterior.

Para 2018, la proyección oficial para el déficit de las cuentas externas es de US$23.300 millones, equivalente al 1,09% del PIB.

A su vez, la previsión del gobierno para el ingreso de IED se ubica en US$80.000 millones, equivalentes a 3,75% del PIB.