La inflación en Brasil en marzo debe situarse en 0,49%, cifra inferior a 0,68% de febrero pero superior al 0,25% de marzo de 2012, según divulgó este viernes el Gobierno en el Índice Nacional de Precios al Consumidor Amplio (IPCA), considerado una previa de la inflación oficial.

Según los números publicados por el estatal Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE), la inflación en los 12 últimos meses hasta marzo llegó a 6,43%. En los tres primeros meses del año, el alza de los precios en Brasil fue de 2,06%, bastante superior a 1,44% en el primer trimestre de 2012.

La desaceleración de la inflación en marzo respecto a febrero se debe a la caída de los precios del grupo de gastos con educación, que pasó de 5,49% en febrero a 0,50% en marzo, seguido del de gastos personales (de 1,15 en febrero a 0,51% en marzo).

Otros cuatro grupos de productos y servicios (alimentación y bebidas, artículos de residencia, transportes y salud y cuidados personales) también mostraron variaciones menores.

Recientemente, el gobierno brasileño bajó los impuestos en la cesta básica de comida familiar con el fin de detener el aumento de los precios que se vienen registrando en el país y que preocupa a las autoridades.

En 2012, Brasil cerró con una inflación de 5,84%, cifra superior a los cálculos iniciales del Gobierno de cerrar con 4,5%, aunque dentro del margen tolerable (de dos puntos por encima, lo que permite llegar al 6,5%).

Para 2013, el Gobierno también pretende cerrar con una inflación de 4,5%, con dos puntos de margen de error, mientras que el mercado financiero calcula que el aumento de precios será de alrededor del 5,70%.