Brasilia. Brasil registró en noviembre el mayor déficit mensual en su cuenta corriente en varias décadas, reflejando en parte la repatriación de ganancias de las compañías extranjeras en medio de la crisis en Europa.

El déficit se disparó a US$6.800 millones en noviembre y se convirtió en el mayor desde al menos 1980, según mostraron este martes cifras del Banco Central.

El resultado se ubicó en línea con la mediana de un sondeo de Reuters entre 13 analistas, cuyas estimaciones oscilaron entre déficits de US$5.500 y US$8.700 millones.

El récord anterior para un déficit en la cuenta corriente mensual era de US$5.950 millones y se había alcanzado en diciembre del 2009.

A doce meses, el déficit equivale a 2,02% del Producto Interno Bruto.

En octubre, la cuenta corriente había registrado un rojo de US$3.100 millones, de acuerdo con cifras informadas el mes pasado por el Banco Central.

Brasil atrajo US$4.060 millones en inversión extranjera directa el mes pasado, por debajo de los US$5.550 millones conseguidos en octubre.

La cuenta corriente, que es la medición más amplia de las transacciones de un país con el exterior, refleja la dependencia de una economía respecto del capital extranjero.

Brasil debería reportar un déficit de cuenta corriente de US$65.000 millones en el 2012, por encima del saldo negativo de US$53.000 millones esperado para este año, dijo este martes el Banco Central.

La entidad también pronosticó que la inversión extranjera directa de la mayor economía de América Latina llegará a US$65.000 millones en el 2011.