Brasil registró en enero un déficit en su balanza comercial de US$3.174 millones debido a la fuerte caída de las exportaciones a China y a Argentina, anunció el gobierno.

El saldo comercial de enero fue mejor que el del primer mes de 2014, cuando el déficit de las cuentas externas de Brasil ascendió a la cifra récord de US$4.068 millones, según datos del Ministerio de Desarrollo, Industria y Comercio.

Las exportaciones en enero tuvieron un descenso del 10,4% con respecto al mismo mes del año pasado y se situaron en US$13.704 millones.

Las importaciones alcanzaron los US$16.878 millones, con un descenso del 12% con respecto al mismo período del año pasado, según el balance del Ministerio.

La caída de las exportaciones en enero fue especialmente notoria en relación a dos de los mayores clientes de Brasil: China y Argentina.

Las ventas a China, primer socio comercial de Brasil en los últimos años, bajaron un 35,3% y se situaron en US$1.300 millones, debido a los menores pedidos de hierro, azúcar, cueros, cátodos de cobre, polímeros plásticos, entre otros.

El descenso de las ventas a Argentina, tercer cliente de Brasil, fue del orden del 26,1%, lo que afectó principalmente a los sectores de automóviles, piezas automovilísticas, hierro, motores para vehículos, tractores y otros vehículos.

Estados Unidos disminuyó sus compras de productos brasileños en un 3%, con lo que superó a China y se situó como principal cliente del país suramericano en enero.

La balanza comercial brasileña registró en 2014 el primer déficit de los últimos 14 años, con un saldo negativo entre importaciones y exportaciones de US$3.930 millones.