Río de Janeiro, EFE. Brasil registró el mes pasado un déficit en sus transacciones con el exterior de US$8.318 millones, el mayor saldo negativo en cuenta corriente ya medido en un mes de abril desde 1947, informó el Banco Central.

El resultado negativo fue provocado por el cada vez menor superávit en la balanza comercial brasileña, el aumento de las remesas de las empresas extranjeras al exterior y los gastos récords de los turistas brasileños en el exterior.

La diferencia negativa entre los recursos enviados por el país al exterior y los recibidos desde afuera en abril fue un 55% superior a la del mismo mes del año pasado (US$5.368 millones).

El déficit acumulado en los primeros cuatro meses del año llegó a 33.176 millones de reales, igualmente récord y casi dos veces superior al del mismo período de 2012 (US$17.429 millones).

El saldo negativo en los primeros cuatro meses del año corresponde a la mitad del déficit de US$67.000 millones esperado por el gobierno para todo 2013.

El jefe del Departamento Económico del Banco Central, Tulio Maciel, atribuyó el mal desempeño de la balanza de cuenta corriente al decepcionante resultado de la balanza comercial, que entre enero y abril acumuló un déficit de US$6.151 millones frente al superávit de US$3.300 millones en el mismo período de 2012.

"Estamos registrando un aumento anual del 8,8% en las importaciones, en tanto que las exportaciones bajaron un 4,3 % este año", según Maciel.

El funcionario aseguró que mientras que la crisis económica internacional redujo la demanda por productos brasileños en el exterior, el crecimiento de la economía brasileña incentivó la demanda del país por productos importados.

Maciel dijo igualmente que, con el crecimiento en Brasil y la retracción en el exterior, las trasnacionales instaladas en el país elevaron las remesas para sus matrices

El resultado del mes también fue presionado por los gastos récords de los turistas brasileños en el exterior, que sumaron US$2.116 millones en abril, con un crecimiento del 22% frente al mismo mes de 2012 (US$1.809 millones).

Maciel atribuyó el aumento de lo que los turistas gastan en el exterior al crecimiento de la renta en Brasil por la reducción del desempleo y los reajustes salariales por encima de la inflación.

El Banco Central informó igualmente que la inversión extranjera directa fue de US$5.720 millones en abril y de US$18.976 millones en los primeros cuatro meses del año.

Los recursos introducidos por los extranjeros para proyectos productivos no fueron suficientes para financiar el saldo negativo en las transacciones corrientes, admitió el organismo emisor.

El Banco Central prevé que Brasil terminará el año con un déficit de cuenta corriente récord de US$67.000 millones, frente a los US$54.246 millones del año pasado, y que la inversión extranjera directa llegará a US$65.000 millones.