Brasilia. Brasil informó este lunes de un superávit comercial de US$807 millones en junio, tras el saldo positivo de US$2.953 millones de mayo, según cifras del Ministerio de Desarrollo, Industria y Comercio.

El número fue mejor a lo esperado por el mercado, pese a ser el segundo peor del año. Según un sondeo de Reuters, los agentes económicos anticipaban un superávit de US$400 millones.

El saldo positivo de la balanza comercial del primer semestre de este año fue de US$7.073 millones, un 45% menos que los US$12.959 millones de la primera mitad del año pasado.

En junio, las exportaciones sumaron US$19.354 millones -un 16,63% menos que en mayo-, mientras que las exportaciones llegaron a US$18.547 millones, o una baja de un 8,46% frente al mes anterior.

Con esos resultados, las exportaciones del primer semestre sumaron US$117.215 millones, cifra menor que los US$118.303 millones de los primeros seis meses de 2011.

Las importaciones acumuladas a junio sumaron US$110.142 millones, que se comparan con US$105.344 millones del mismo período del año anterior.

Este año las exportaciones brasileñas enfrentan dos dificultades: una contracción de la economía internacional, que reduce los flujos del comercio, y la baja de los precios de las materias primas, que recortan el valor en dólares de las ventas al exterior.