Brasilia. Una desaceleración en el ritmo de la economía mundial, además de cambios en las tasas locales de interés y los estímulos fiscales, han reducido el riesgo de una aceleración en la inflación, indicó este jueves el banco central de Brasil. 

En las minutas de su reunión de política monetaria de julio, el comité del banco central encargado de fijar las tasas señaló que optó por controlar el ritmo del ajuste de las tasas de interés, con el fin de adaptarse a los recientes cambios en el panorama.

"En resumen, desde la última reunión, han disminuido los riesgos para la materialización de un panorama de inflación benigno, en el que la inflación se mantiene acorde a la trayectoria de las metas", indicó el comité.

El comité señaló que las proyecciones del banco central para el índice de precios al consumidor IPCA aún se mantienen por sobre la meta de 4,5% anual para 2010 y 2011.

"Pese a la favorable alteración de la dinámica inflacionaria en las esferas locales y externas, los miembros del comité comprenden que la política monetaria debería dar soporte a estos cambios y, en este sentido, continuar actuando de manera de evitar que las incertidumbres detectadas en el corto plazo, aunque sean más pequeñas que las observadas con anterioridad, se extiendan en el largo plazo", manifestó el comité.

El próximo anuncio de política monetaria del banco central está programado para el 1 de septiembre.