La Unión Europea (UE) y Brasil reafirmaron su compromiso de alcanzar un acuerdo de asociación entre el bloque europeo y el Mercosur, frente a las medidas proteccionistas que ambas partes se achacan.

"Para mantener el nivel de ambición en el acuerdo, las dos partes van a necesitar creatividad y pragmatismo", indicó el embajador brasileño en Bruselas, Ricardo Neiva Tavares, en una conferencia sobre el potencial de la relación estratégica entre la UE y Brasil.

"Buscamos un acuerdo de asociación que no sea un idilio de verano, sino un matrimonio duradero", dijo el embajador, al tiempo que recalcó que "es esencial para las dos partes mirar más allá de las consideraciones a corto plazo".

El director ejecutivo para las Américas del Servicio de Acción Exterior de la Unión Europea, Christian Leffler, destacó que ambas partes concretaron en la última cumbre euro-latinoamericana, celebrada en enero en Santiago de Chile, un calendario para dar un nuevo impulso a la negociación y proceder al intercambio de ofertas de acceso a mercados antes del último trimestre del año.

Leffler también destacó la importancia de reactivar la negociación entre la UE y el Mercosur (Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay, además de Venezuela, que por el momento participa como observador en las conversaciones para un acuerdo con la UE), en un momento en que los Veintisiete han acordado iniciar negociaciones para un área de libre comercio con Estados Unidos.

No obstante, el problema del proteccionismo, del que se acusan mutuamente los países europeos y los suramericanos, afloró de nuevo en la discusión.

La negociación, que se retomó en 2010, apenas ha avanzado en el plano comercial debido a las quejas de los europeos sobre supuestas barreras que imponen principalmente Brasil y Argentina al comercio, y las denuncias de los suramericanos sobre las ayudas que recibe la agricultura europea.