Sao Paulo. Brasil sufrió el mes pasado la mayor salida neta de dólares en más de dos años, al registrarse una importante huida de capitales tanto en la cuenta comercial como en la financiera.

El balance del flujo cambiario fue negativo en US$3.823 millones en octubre, con lo que se encadenaron tres meses consecutivos de saldo negativo.

En septiembre, la salida neta de dólares había sido de US$534 millones.

"Ya había una tendencia de flujo cambiario negativo, ya tenemos una balanza comercial frágil y la situación está poniéndose peor. Ahora estamos negativos en las dos fuentes, comercial y financiera, y creo que podemos seguir en negativo en las dos fuentes", dijo a Reuters Sidnei Nehme, director ejecutivo de NGO Corretora.

Sólo en el último día de noviembre hubo una salida neta de US$2.829 millones, según los datos divulgados el miércoles por el Banco Central.

La cuenta financiera, por donde pasan las inversiones extranjeras de cartera y directos, cerró el mes pasado con un rojo de US$1.537 millones. El mes anterior el saldo había sido positivo en US$1.205 millones.

"Brasil pierde atractivo, el mes pasado tuvimos la salida de inversionistas de la bolsa también, otras bolsas están más atractivas, como la de México, Colombia", opinó Nehme.

En la cuenta comercial el déficit mensual fue de US$2.285 millones, mientras que en septiembre había sido de US$1.739 millones.

En lo que va del año el flujo cambiario sigue siendo positivo en US$18.277 millones, pero esa cifra implica una fuerte reducción desde los US$68.596 millones que se acumulaban el año pasado en el mismo período.