Brasil y China firmaron en la cumbre de los BRICS, que arrancó este martes en la ciudad sudafricana de Durban, un acuerdo de canje de divisas por un período de tres años y por un valor de US$30.000 millones.

El equivalente a esa suma en reales -60.000 millones- estará a disposición de China en Brasil, que a su vez podrá utilizar esa misma cantidad en yuanes -190.000 millones- en el país asiático.

"El objetivo es facilitar el comercio de los dos países independientemente de las condiciones financieras internacionales", explicó a los periodistas el presidente del Banco Central de Brasil, Alexandre Tombini.

El acuerdo pretende evitar que las fluctuaciones del dólar afecten al comercio entre los dos países, que el año pasado alcanzó los US$85.700 millones, según datos del Gobierno brasileño.

El convenio fue firmado por el ministro de Finanzas de Brasil, Guido Mantega, y el propio Tombini, con sus homólogos chinos, Low Jivei y Zhou Xiaochuan, respectivamente.

Reunidos en la cumbre del grupo BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), los ministros de finanzas del bloque impulsarán un acuerdo multilateral de "swap" (canje) cambiario entre los cinco socios del club.

"Vamos a indicar a nuestros líderes, a nuestros presidentes, que estamos en condiciones de sacar adelante este acuerdo", dijo Mantega tras la firma del convenio bilateral con China, que es el mayor socio comercial de Brasil.

Los presidentes de Brasil, Dilma Rousseff; de Rusia, Vladimir Putin; de China, Xi Jinping; y de Sudáfrica, Jacob Zuma, así como el primer ministro de India, Manmohan Singh, asisten hoy a la cumbre de Durban, que lleva por lema "La asociación de los BRICS y África para el desarrollo, la integración y la industrialización".

Uno de los objetivos de la cita es la creación de un banco de desarrollo, con el que los cinco principales países emergentes tratarán de dar un paso que podría ser clave en su objetivo de reformar el sistema financiero mundial.

La cumbre, que se celebra hasta mañana con el trasfondo de la crisis económica global, tratará también la puesta en marcha de un fondo conjunto de reservas de divisas extranjeras, así como de un centro de estudios propio y de un consejo de negocios de los BRICS.

Las inversiones en África de los países del BRICS, sobre todo de China, será otra de las cuestiones centrales de la cita, tal y como indica el lema de la cumbre.

Según datos del propio BRICS, estos cinco países representan el 42% de la población mundial y alrededor del 45% de la fuerza laboral que existe en el planeta.