Ciudad de México. Brasil y México, las dos grandes economías de América Latina, son de los países menos vulnerables a enfrentar riesgos crediticios por la fortaleza reciente del dólar estadounidense, debido a su baja dependencia del capital externo, estimó este miércoles la calificadora Moody's Investors Service.

Por el contrario, los países con grandes déficits de cuenta corriente, muchos pagos de deuda externa y una importante deuda pública en moneda extranjera están más expuestos al impacto de un fortalecido dólar estadounidense.

"Si bien Brasil ha experimentado presiones cambiarias en los últimos meses, su principal vulnerabilidad crediticia es nacional, relacionada con dinámicas fiscales desafiantes", dijo Moody's en el informe.

Los déficits en la cuenta corriente de Brasil están cubiertos por los flujos de Inversión Extranjera Directa (IED), mientras que la deuda del gobierno está casi en su totalidad en moneda local, agregó.

Los desequilibrios macroeconómicos de Argentina, la presencia de grandes déficits fiscales y de cuenta corriente netos en los flujos de IED, así como una inflación persistentemente alta exacerban los riesgos en los momentos de volatilidad del mercado mundial y revaloración de los activos, dijo la agencia.

Además, sus considerables reservas de divisas proporcionan una amplia cobertura para cumplir con las próximas obligaciones de pagos al exterior, en tanto que el vencimiento promedio de la deuda es de casi siete años.

En lo que respecta a México, la calificadora estima que los movimientos del peso mexicano seguirán estando estrechamente vinculados a la política local y a la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

"En general, los riesgos de vulnerabilidad externa son bajos dados los modestos déficits de cuenta corriente cubiertos por flujos de IED y las reservas internacionales", dijo Moody's.

México cuenta además con una línea de crédito flexible con el Fondo Monetario Internacional (FMI) por 88.000 millones de dólares, su deuda pública está denominada en gran parte en moneda local y cuenta con un mercado de capitales muy profundo, agregó.

Por el lado de los países vulnerables en América Latina, Moody's citó a Argentina y, en menor medida, a Chile y Colombia.

En el caso de Argentina, la calificadora recordó que el peso argentino ha estado sujeto a fuertes presiones de depreciación en los últimos dos meses.

Los desequilibrios macroeconómicos de Argentina, la presencia de grandes déficits fiscales y de cuenta corriente netos en los flujos de IED, así como una inflación persistentemente alta exacerban los riesgos en los momentos de volatilidad del mercado mundial y revaloración de los activos, dijo la agencia.

Chile, por su parte, destaca por sus grandes requerimientos de endeudamiento externo en relación con las reservas, además de que el país andino ha registrado uno de los mayores incrementos en la deuda externa en América Latina, superando el 60% del Producto Interno Bruto (PIB) en 2017, desde menos del 50% de 2013.

Colombia, en tanto, también ha visto un aumento importante de su deuda externa, la cual casi se duplicó en 2017 a un 40% del PIB, desde poco menos del 20% de 2013.

No obstante, Colombia cuenta con amortiguadores como los US$46.000 millones en reservas, así como una línea abierta con el FMI, al igual que la de México, por US$11.500 millones.

En otras regiones, los países muy vulnerables para Moody's por el fortalecimiento del dólar estadounidense son Ghana, Mongolia, Pakistán, Sri Lanka, Turquía y Zambia.

Los medianamente expuestos son Indonesia y Malasia, en tanto que los menos vulnerables son China, la India y Rusia.