Londres. La compañía británica de energía Rurelec dijo este jueves que esperaba que Bolivia honre su promesa de pagar por los activos que nacionalizó en mayo, y que dejó abierta las puertas a un proceso de arbitraje.

Tanto la firma como el gobierno de Bolivia han dado señales de querer llegar a un acuerdo amistoso, pero plantearon diferencias sobre el monto a pagar por la participación de Rurelec en la generadora de electricidad Guaracachi, la mayor del país.

Autoridades bolivianas cotizaron a la central expropiada, junto con otras tres empresas estatizadas el mismo 1 de mayo, en un total de US$50 millones.

Rurelec dijo este jueves en un comunicado en el que informó sus resultados financieros de 2009 que "el valor justo de mercado es muy superior a los 50 millones de libras (unos US$73 millones) calculados como referencia en el valor libro de Guaracachi en Bolivia".

El monto incluye dividendos declarados pero aún impagos.

"El sólido progreso realizado en 2009 ha sido ensombrecido por los recientes eventos en Bolivia", señaló Jimmy West, presidente de la compañía de energía británica.

"La incautación y expropiación de nuestros intereses en Guaracachi es un golpe para la compañía (que espera) que Bolivia honre su promesa de pagar una compensación justa", añadió.

Además de Guaracachi, ese 1 de mayo fueron estatizadas en Bolivia la firma Corani, controlada en 50% por la francesa GDF Suez y la local Valle Hermoso, del conglomerado empresarial boliviano Panamerican Investments.

También pasó al Estado la distribuidora Empresa de Luz y Fuerza Eléctrica de Cochabamba (ELFEC), propiedad de un grupo de trabajadores y ejecutivos bolivianos.

La decisión formó parte de un plan más amplio para tomar el control de la capacidad de generación de electricidad del país andino.

Desde que llegó al poder en 2006, el presidente de Bolivia, Evo Morales, ha estatizado empresas de hidrocarburos, minería y telecomunicaciones. Al momento, el país enfrenta demandas de compañías extranjeras en tribunales internacionales por más de US$1.000 millones.

Rurelec informó que registró en 2009 una pérdida de 2,9 millones de libras después de impuestos, frente a un resultado negativo de 4,2 millones en 2008.