Tras los dífíciles momentos vividos durante los años de la crisis crediticia, los números de Citigroup (C) empiezan a mostrar una evidente mejoría. Incluso por sobre lo estimado por analistas, sus acciones subieron 5,5% este lunes con lo que sus ganancias para el tercer trimestre del 2012 también superaron las expectativas.

Asimismo, su mejoría se extendió respecto a las pérdidas del mismo trimestre del 2011, pues sus beneficios fueron, excluyendo cargos excepcionales, US$0.15 por papel. La empresa ha mejorado sus cifras y en la calidad de sus activos, pero aún debe solucionar sus problemas de balance.

Citigroup debió recibir gran cantidad de ayuda financiera gubernamental a consecuencia da la crisis crediticia de 2008-2009 que prácticamente llevó a la quiebra a la institución. Esto generó una enorme dilución en el valor de sus acciones, pero funcionó para evitar la desaparición de un banco tan importante.

Bajo el mando de su CEO, Vikram Pandit, parece estar realizando una recuperación lenta pero permanente a partir de esa etapa, y el último reporte de ganancias resulta positivo en ese sentido.
El banco ha separado sus activos tóxicos en una división que lleva el nombre de Citi Holdings, la que pretende sanear con el tiempo mediante renegociaciones o ventas de estos activos a otras empresas interesadas.

El monto de activos a cargo de esta firma cayó en el último trimestre a US$171.000 millones frente a un monto de US$247.000 millones registrado en el mismo trimestre del año anterior.

Actualmente, esta cartera de dudosa calidad representa cerca del 9% del total de activos del banco, lo que es todavía un porcentaje considerable, pero está mostrando una continua reducción en los últimos trimestres.

Una buena parte de estos activos se encuentran ligados a préstamos hipotecarios incobrables, por lo tanto la incipiente mejora en la actividad de bienes raíces en los Estados Unidos podría ser un factor clave para que Citigroup logre mejorar su perfil crediticio.

Por otro lado, se algunos datos bastante alentadores en su último reporte en lo que respecta a la salud del negocio. La cartera de hipotecas en cesación de pagos mostró una caída interanual del 5%, mientras que sus préstamos aumentaron un 3%, y sus depósitos el 11%.

Si bien es posible que parte de ese aumento se deba a factores estacionales y transitorios, resulta muy positivo para el banco este crecimiento que implica fondos frescos y le permite mejorar su posición financiera y la salud de su balance.

Citigroup se diferencia de otros grandes bancos estadounidenses por su fuerte presencia en mercados emergentes y este es otro punto favorable de cara al futuro. La facturación en Latinoamérica aumentó un 7% en el ultimo trimestre, muy por encima de lo que puede esperarse en mercados como los Estados Unidos y Europa que se encuentran todavía afectados por las consecuencias de la burbuja crediticia global y los problemas de deuda soberana del Viejo Continente.

Si bien no ha logrado todavía sanear completamente su balance, las mejoras son importantes y el management parece estar avanzando en el sentido correcto. La entidad es una posición de riesgo pero, también, tiene un fuerte potencial de revalorización si se considera que cotiza a un ratio precio/valor libros en la zona de 0,60, muy por debajo de los promedios históricos cercanos a 1,20 o 1,30.

1879

Por eso, su precio objetivo para sus acciones es de US$42 frente a los US$36,50 actuales y se recomienda la colocación de stop loss por debajo de los 32.