Francfort. La previsión para la mayor economía europea se está volviendo más positiva, con independencia de las turbulencias en los mercados de deuda soberanos y la necesidad de apretarse el cinturón, dijo este viernes el alemán Bundesbank.

En su informe mensual de junio, el Bundesbank mejoró sus previsiones de crecimiento para el productor interno bruto alemán este año a 1,9% desde su estimación anterior de 1,6%.

También dijo que el crecimiento el año que viene será más sólido que el previsto, hasta 1,4% desde 1,2%.

El Bundesbank tampoco se mostró preocupado por la previsión de inflación, especialmente a la vista de las "moderadas" presiones de los precios domésticos que se esperaban.

Sin embargo, avisó del riesgo de la inflación importada a través de un débil euro, diciendo que "la previsión de precios depende en gran medida de las condiciones de las divisas internacionales y de los mercados de materias primas".


Las previsiones del Bundesbank están en abierta contradicción con los temores de una recaída en la recesión, que temen algunos economistas y políticos por las agresivas medidas de ajuste fiscal anunciadas por los gobiernos europeos en las últimas semanas.