Washington. Tras aumentar durante tres meses, las ventas de viviendas pendientes en Estados Unidos cayeron 30% en mayo, el primer mes después que expirara un crédito tributario del gobierno, el que había impulsado la demanda en el sector inmobiliario.

La Asociación Nacional de Agentes Inmobiliarios (NAR, por sus siglas en inglés), informó que su índice de ventas pendientes de viviendas usadas descendió en mayo a 77,6, frente a los 110,9 en abril.

Los analistas consultados por Dow Jones Newswires esperaban, en promedio, que las ventas se redujeran en mayo 13%.

Sobre una base interanual, el índice cayó 15,9% frente al nivel de mayo del 2009.

"La abrupta caída en las firmas de contratos en mayo es un resultado natural, y se esperan similares niveles bajos de actividad de ventas en junio", dijo Lawrence Yun, economista jefe de la NAR.

Yun destacó que en algunos mercados, incluidos Portland, Maine, y Jacksonville, en Florida, las ventas de viviendas siguieron aumentando a pesar de la ausencia del crédito tributario.

El incentivo tributario, que otorgaba créditos de US$8.000 a quienes compraban una casa por primera vez, exigía que los contratos de compra fueran firmados para el final de abril.

El índice de la NAR se basa en los contratos firmados para las compras de viviendas previamente ocupadas y sirve como herramienta de predicción para el mercado de viviendas usadas.

La venta de una vivienda está pendiente cuando el contrato ha sido firmado, pero la transacción no se ha cerrado, lo que generalmente tarda uno o dos meses.