Brasilia. La deuda pública federal de Brasil, que incluye el endeudamiento interno y externo, tuvo una reducción de un 0,14% en julio ante junio, para ubicarse en los 3,749 billones de reales (unos US$925.432 millones, a valores actuales).

Según los datos divulgados este lunes por la Secretaría del Tesoro Nacional, del Ministerio de Hacienda, con la ligera reducción de julio, gracias a la caída del dólar frente al real en el mes, fueron interrumpidos cinco meses consecutivos de alza de la deuda pública.

La expectativa de analistas es de un nuevo crecimiento de la deuda en agosto debido a la fuerte valorización del dólar frente a la moneda local debido a la incertidumbre electoral.

En todo el año pasado, la deuda pública brasileña tuvo un aumento de un 14,3%, dijo el coordinador de la Deuda Pública del Tesoro, Felipe Vital.

En todo el año pasado, la deuda pública brasileña tuvo un aumento de un 14,3%. Para 2018, la expectativa del Tesoro es de una nueva alza, pudiendo llegar a casi los 4 billones de reales (alrededor de un billón de dólares) a fin de año.

Para 2018, la expectativa del Tesoro es de una nueva alza, pudiendo llegar a casi los 4 billones de reales (alrededor de un billón de dólares) a fin de año.

La deuda pública mobiliaria Federal Interna (en circulación en el mercado nacional, la parte de la deuda pública en reales) tuvo el stock ampliado en 0,01%, para ubicarse en los 3.607 billones de reales (unos US$890.617 millones).

El stock de la deuda pública federal externa, captada del mercado internacional, tuvo una reducción del 3,75% sobre el inventario de junio, cerrando el mes de julio en los US$37.630 millones.

En julio, los mayores tenedores de la deuda pública fueron los fondos de inversión, con un 26,3% de la deuda, seguidos por los fondos de previsión, con una participación relativa de un 24,6%.

A continuación están las instituciones financieras con un 22,5%, los inversores extranjeros concentraron un 12,5% de la deuda, el gobierno un 4,4%, las aseguradoras un 3,9% y otros un 5,8%.