Singapur. Las acciones japonesas quedaron a la zaga del resto de Asia y cedieron 2% este miércoles, mientras el yen trepaba hacia máximos en 15 años contra el dólar luego de que débiles datos aumentaron los rumores de que la Fed relajaría más su política monetaria.

Las bolsas asiáticas excepto la japonesa se alejaron levemente de los máximos en tres meses que tocaron este martes y estarían propensas a la toma de ganancias debido a que los inversores continúan sensibles a cualquier señal de fatiga en la economía global.

Las últimas señales vinieron con los decepcionantes datos de gasto de consumo y del mercado inmobiliario en Estados Unidos, que avivaron la especulación de que la Reserva Federal podría relajar aún más su política en la reunión del 10 de agosto, lo que empujó al dólar a un mínimo en ocho meses.

Las acciones en Tokio retrocedieron 2,1%, golpeadas por los temores de que un yen sólido erosionaría las ganancias de los exportadores y debilitaría el crecimiento económico.

"La caída bursátil de hoy fue verdaderamente por el yen. A este nivel, hay temores inevitables sobre qué tipo de impacto tendrá esto en las utilidades de las compañías de aquí en adelante", dijo Toshiyuki Kanayama, un analista de mercado de Monex Inc.

El índice MSCI de acciones asiáticas no japonesas retrocedía 0,15%.

El índice MSCI de acciones asiáticas no japonesas retrocedía 0,15%.

Los rumores de que la Fed relajaría aún más su política monetaria llevaron a los inversores a recortar su exposición al dólar, lo que hizo que la moneda estadounidense retrocediera hasta 85,32 yenes, su mínimo desde fines de noviembre.

Un declive por debajo del mínimo de noviembre a 84,82 yenes llevaría a la divisa a su mínimo en 15 años contra el yen.

"El mercado está llenó de operadores que apuntan a la baja del dólar", dijo Ayako Sera, estratega de mercado de Sumitomo Trust & Banking.

El euro cedió 0,2% desde las últimas operaciones en Estados Unidos, a US$ 1,3205, manteniéndose cerca del máximo en tres meses que alcanzó el martes, a US$1,3262.

El índice dólar, que sigue el desempeño de la moneda contra otras seis, se encontraba estable a 80,65, aún por debajo de su promedio de movimiento en 200 días. El índice cayó por debajo del promedio clave de movimiento por primera vez desde enero, lo que indicaría declives adicionales.

El oro al contado llegó a subir hasta US$1.194,75 la onza, su máximo en poco más de una semana, debido a que los especuladores apostaron a que la demanda de China se incrementaría y los inversores se alejaron de las acciones por los temores sobre la economía estadounidense.

El petróleo caía 54 centavos, a US$82,01 el barril, luego de tocar US$82,64 el martes, su máximo en tres meses.