Las bolsas en Asia cayeron este lunes y el euro tocó un mínimo en tres semanas contra el dólar luego de que el temor sobre una nueva recesión en Estados Unidos y ante la crisis de deuda en la zona euro llevó a los inversores a vender activos de riesgo.

Cifras de empleo en Estados Unidos reportadas el viernes mostraron que la mayor economía del mundo no logró crear empleos en agosto por primera vez en casi un año.

"Aún si tomas en cuenta el efecto de la huelga de Verizon, sigue siendo una cifra mala y la gente está preocupada de una ausencia en el crecimiento", dijo Dominic Schnider, jefe de investigación de materias primas de UBS Wealth Management en Singapur.

Europa, en tanto, enfrenta una serie de pruebas políticas y legales esta semana que podrían dañar los esfuerzos por resolver su crisis de deuda soberana e incrementar la presión sobre los gobiernos para que intenten soluciones más radicales.

"En esta atmósfera, los inversores extranjeros posiblemente mantendrán su inactividad y aversión al riesgo", dijo Mitsushige Akino, asesor de fondos en jefe de Ichiyoshi Investment Management Co en Tokio.

La demanda por activos más seguros hizo subir a los bonos soberanos japoneses, mientras que el yen se afirmó levemente y el oro perdió escaso terreno tras saltar el viernes.

En Japón, el índice Nikkei de la bolsa de Tokio cedió un 1,9%.

El referencial MSCI de acciones asiáticas no japonesas perdía un 3%, con lo que suma un retroceso de más de un 18% desde su máximo en abril.

Los futuros de las acciones estadounidenses ESc1 retrocedían un 0,7% en Asia, extendiendo la debilidad del viernes, aunque Wall Street estará cerrado el lunes por el feriado del Día del Trabajo.

Los inversores ahora aguardan el discurso ante el Congreso estadounidense que el presidente Barack Obama ofrecerá el jueves, en busca de detalles sobre cómo planea estimular la economía.

"Algunos no esperan mucho en la forma de medidas concretas por parte de Obama. No habrá un rebote mágico", dijo Fumiyuki Nakanishi, estratega de SMBC Friend Securities en Tokio.

En los mercados de divisas, el euro cayó a un mínimo en tres semanas contra el dólar mientras que las monedas ligadas a las materias primas, como el dólar australiano, también sufrieron presión.

Un fallo judicial que será anunciado el miércoles en Alemania podría limitar la capacidad de la mayor economía de la zona euro para financiar rescates de países como Grecia.

También hay especulación sobre si el Banco Central Europeo continuará comprando deuda italiana, una medida que ha causado fuertes divisiones dentro del consejo gobernador del banco central antes de su próxima reunión de política el jueves.

El euro retrocedía hacia US$1,4150, luego de bajar hasta US$1,41367, su mínimo desde el 11 de agosto. Esto ayudó a impulsar al índice dólar de vuelta hacia máximos en un mes.

El yen se afirmó levemente en torno a 76,70 unidades por dólar.

En los mercados de materias primas, el oro al contado mantuvo la mayor parte de sus ganancias, debilitándose cerca de un 0,3% a unos US$1.879 la onza luego de saltar más de un 3% el viernes.

El petróleo se debilitó por el temor de que una vuelta a la recesión en Estados Unidos ralentizaría la demanda.

El crudo Brent de Londres LCOc1 bajó un 0,8% a US$111,45 el barril mientras que el petróleo estadounidense CLc1 cayó cerca de un 1,1% a US$85,52 el barril.