Enrique García, actual presidente ejecutivo de CAF–banco de desarrollo de América Latina, fue reelecto en el cargo, en reunión especial de directorio, efectuada este martes.

Juan Carlos Echeverry, ministro de Hacienda y Crédito Público de Colombia y presidente del directorio de CAF destacó que la votación se dio de manera unánime. “La reelección de Enrique García al frente de CAF no sólo refleja un reconocimiento de su extraordinaria labor al frente de la Institución, sino la convicción que él es la persona más indicada para dirigir su transformación definitiva de institución andina a Banco de Desarrollo de América Latina” señaló.

Destacó en la administración de García el importante crecimiento de CAF y su transformación de una pequeña institución subregional, con cinco países socios, a un banco de desarrollo de alcance latinoamericano, que hoy cuenta con 18 países accionistas.

En el transcurso de la administración de Garcia, el patrimonio de CAF aumentó en más de 10 veces, pasando a US$5.753 millones; sus activos totales en dieciocho veces a más de US$18.500 millones; y la cartera directa en casi veinticinco veces a US$13.800 millones, aproximadamente, todo lo cual refleja el enorme fortalecimiento financiero y patrimonial de CAF y el crecimiento de sus operaciones e influencia en nuestra región.

Durante su gestión se alcanzaron hitos que cambiaron en forma sustantiva la dimensión y el alcance de la institución. Destaca entre ellos la modificación del Convenio Constitutivo de CAF, la cual permitió la incorporación, como países miembros, a las naciones latinoamericanas y caribeñas. Dentro del marco de esta modificación del Convenio Constitutivo se formalizó la suscripción de acciones que convirtieron a Argentina, Brasil, Panamá, Paraguay y Uruguay como miembros plenos con los mismos derechos de las fundadoras.

Nuevos retos

Mirando hacia el futuro Enrique García destacó “los principales desafíos de la Institución están relacionados con la adaptación de la estructura organizacional a su nueva dimensión latinoamericana y al crecimiento proyectado de sus magnitudes operativas y financieras; también constituyen un importante reto las exigencias de un entorno regional e internacional permanentemente cambiante, caracterizado por una diversidad de visiones nacionales y culturales y por la consolidación de un sistema productivo global, en el cual Asia surge como uno de los centros de poder mundial.”

“Ello obliga –continuó diciendo– a profundizar la relevancia de CAF para la región y sus países accionistas, para lo cual debemos seguir mejorando nuestra capacidad de respuesta rápida, eficiente y flexible, a preservar la solidez financiera y mejorar la competitividad de la institución, a consolidar su rol como centro de reflexión latinoamericano y a apoyar el relacionamiento de la región con el resto del mundo, todo ello en el contexto de nuestra misión, la cual es promover el desarrollo sostenible y la integración en la región”, enfatizó.