La Cámara de Representantes (cámara baja) de Estados Unidos aprobó este jueves una ley interina de financiamiento que permitirá al Gobierno seguir funcionando, aunque el fantasma del "shutdown" sigue presente debido a la incertidumbre sobre la aprobación de esa ley por parte del Senado.

Con 230 votos a favor (entre ellos seis demócratas) y 197 en contra (once republicanos incluidos), la Cámara Baja desbloqueó unos fondos que ahora necesitan el visto bueno del Senado. Los demócratas, que cuentan con 49 de los 100 asientos en el Senado, tan solo necesitan 41 votos para bloquear este viernes la propuesta presupuestaria republicana.

Demanda legislativa demócrata. Los demócratas pretenden que junto a los presupuestos se apruebe una de sus principales demandas legislativas: una solución legal definitiva para los 800.000 jóvenes indocumentados conocidos como "soñadores" que están amenazados de deportación.

El Congreso tiene hasta la medianoche del viernes para aprobar la ley y enviársela al presidente, Donald Trump. Si fracasa, los empleados gubernamentales no esenciales serán suspendidos, y parques y monumentos federales cerrarán.