La Cámara de Representantes de Colombia aprobó este jueves un proyecto de ley de reforma tributaria con el que elevará el recaudo, un tema clave para ajustar las apretadas finanzas del país y mantener las calificaciones crediticias de las agencias evaluadoras de riesgo.

Ahora solo queda pendiente la votación del proyecto por parte del Senado, prevista para el trascurso del día, tras lo cual pasará a sanción presidencial y entrará en vigencia a partir de enero.

La reforma aumentará el recaudo en unos 6,2 billones de pesos (US$2.074 millones) en el 2017 y se incrementará en los años siguientes hasta adicionar unos 24,1 billones de pesos en el 2022.

El proyecto aprobado, que sufrió varias modificaciones desde la propuesta inicial, contempla un aumento del Impuesto al Valor Agregado (IVA) a un 19% desde el 16% actual, así como un gravamen a los dividendos dependiendo del monto que reciban las personas por parte de las empresas.

En tanto, disminuye la carga tributaria a las empresas con una reducción del impuesto de renta desde el actual 43% a un 40% en el 2017, a 37% en el 2018 y a 33% a partir del 2019, en busca de estimular la inversión y la generación de empleo.

La reforma tributaria es clave para cumplir con una regla fiscal que establece una meta de déficit del gobierno nacional central de 3,3% del PIB para el 2017, desde uno previsto para este año de 3,9% del PIB.

Además, se produce en momentos en que el gobierno requiere ingresos adicionales para financiar el periodo posterior a la firma de un acuerdo de paz con la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Antes de la aprobación de la reforma el Gobierno proyectaba un recado de impuestos de 126,9 billones de pesos el próximo año (US$42.453 millones).