La cifras de volumen de producción que publica el Banco Central de Venezuela (BCV) dibujan un 2010 positivo para la confección nacional de prendas de vestir, con crecimientos en los cuatro trimestres del año.

Cuando se consulta a los empresarios de esta industria, la historia es diferente.

A finales de noviembre de 2010, la Cámara Venezolana de la Industria del Vestido (Cavediv) ya advertía que en el año la caída en las ventas estaba alrededor de 25% en volumen, debido principalmente a problemas para obtener las divisas que se requieren para importar los insumos necesarios para la confección de prendas, según Mariela Osorio, su directora ejecutiva (El Mundo, Economía y Negocios, 24-11-2010).

Las importaciones de materias textiles y sus manufacturas también se redujeron 32% al cierre de 2010, desde 260,5 millones hasta 177 millones de kilogramos brutos, de acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadística (INE).

Para los conocedores del sector, la merma en las compras foráneas de estos productos es también una señal de que la demanda ha disminuido.

La inflación de 27,2% con que cerró 2010 fue uno de los factores determinantes para que el consumo privado se precipitara 2,3% en el año, y los que se dedican a la confección de vestidos aseguran no haberse salvado de la contracción.

El Mundo, Economía y Negocios contactó a Osorio para que hiciera un balance del sector en 2010, pero informó que será esta semana cuando los industriales se reúnan para intercambiar los resultados definitivos.

No obstante, la vocera gremial reiteró que "la creación del Sistema de Transacciones con Títulos en Moneda Extranjera (Sitme) para sustituir el mercado de permuta, lejos de ser una alternativa se convirtió en una barrera más".

Osorio acotó que "si bien el consumo cayó en 2010, hubo algunos rubros con repuntes en sus ventas al final del año".

A mediados de diciembre pasado, la directiva de Cavediv dijo que las ventas de la temporada navideña cayeron entre 20% y 25% con respecto al mismo período de 2009, aunque mantenían esperanzas de que el panorama mejorara en los días previos al 24 de diciembre (Emen, 17-12-2010).

Textileros en crisis. Las cifras del BCV sí reflejan caídas en la producción de textiles a partir de julio de 2010. David Fihman, presidente de la Asociación de Textiles de Venezuela, dijo que "la industria estuvo deprimida en 2010, y 2011 comenzó peor, debido al aumento de los precios internacionales de las materias primas como el algodón y de las fibras sintéticas, que dependen del petróleo".

Esta situación, aunada a la devaluación de 65% en el tipo de cambio que regía para los insumos que importa el sector, aumentó los costos de las empresas para obtener el capital de trabajo en la banca, según el vocero.

Fihman agregó que, al igual que la industria de la confección, al sector textilero lo perjudicaron en 2010 los retrasos en la entrega de Certificados de No Producción, de permisos fitosanitarios para traer el algodón y de las Autorizaciones de Adquisición de Divisas (AAD) de Cadivi.

Estas dilaciones generaron paralizaciones en las líneas de producción, por lo que el promedio de la capacidad utilizada de las fábricas no supera el 50%.

Al representante gremial le preocupa que Cadivi esté rechazando las facturas pro-forma que le entregan los proveedores y se requieren para la obtención de las AAD. Fihman explicó que éstas se introdujeron el año pasado, pero hubo retrasos con los Certificados de No Producción, los commodities se han disparado y el ente cambiario sólo admite variaciones en el precio de hasta 10%.