El primer ministro británico, David Cameron, amenazó este domingo con hundir las negociaciones de presupuesto de la Unión Europea a menos que otros miembros del bloque de 27 naciones accedan a un "gasto apropiado" del gasto, sin especificar cuál sería un acuerdo aceptable para Reino Unido.

Cameron también brindó su apoyo a una propuesta de dos presupuestos de la UE, uno para la zona euro y otro para Reino Unido y las naciones afuera del bloque de la moneda única, pero dijo que tomaría algo de tiempo para que dé fruto.

El primer ministro utilizó el veto de Reino Unido en diciembre para bloquear un pacto de la UE diseñado para ayudar a la zona euro, una medida que gustó a la facción anti europea del Partido Conservador, pero que consternó a sus socios de coalición liberales demócratas y a otros líderes europeos, quienes finalmente lograron un acuerdo sin Reino Unido.

"La gente en Europa sabe que hablo en serio. Me senté en esa mesa, 27 países, 26 de ellos firmando un tratado, y yo dije esto no es en el mejor interés de Reino Unido. No me importa cuánta presión pongan. No voy a firmar", dijo a la BBC.

"Ellos saben que soy capaz de decir no (...) y si no recibo un buen acuerdo, diré no nuevamente (...) si no podemos conseguir un acuerdo que tenga un control adecuado de ese presupuesto, si ellos presentan ideas para enormes aumentos, no voy a decirles que sí", agregó.

Los líderes europeos debatirán el presupuesto de la UE para el período 2014-2020 en los próximos meses. En 2010, Cameron intentó que la UE recortara o congelara su presupuesto 2011, pero debió conformarse con un modesto aumento ante las quejas de desaprobación en su país.

El primer ministro está bajo presión para adoptar una línea dura ante Bruselas para tranquilizar a los "euroescépticos" de su partido, quienes temen que los Conservadores perderán votos ante el cada vez más popular Partido por la Independencia del Reino Unido en la elección de 2015.

Uno de sus nuevos ministros nombrados en el gabinete recientemente pidió más "momentos de veto a la UE". Europa ha dividido a los conservadores de centro derecha durante décadas y fue un tema que ayudó a la caída de los últimos dos primeros ministros del partido, Margaret Thatcher y John Major.

Cameron dice que quiere que Reino Unido siga siendo parte de la UE -el mayor socio comercial de Gran Bretaña- pero ha prometido evitar verse envuelto en costosas soluciones para la crisis de deuda de la zona euro e intentar retomar algunos poderes de Bruselas.

Zona euro evalúa presupuesto. Diplomáticos europeos que discuten la posibilidad de un presupuesto separado para mejorar la unión monetaria en la zona euro están considerando una suma cercana a los 20.000 millones de euros (US$26.000 millones), según el diario Financial Times Deutschland (FTD).

Aún no hay una definición clara de qué implicaría un único presupuesto central, pero Alemania respalda con fuerza la idea como una manera de coordinar las transferencias entre los estados miembros, y Francia también está a favor, que en términos de toma de decisiones de la zona euro significa que tiene un importante impulso.

En la primera versión de un artículo que será publicado este lunes, el FTD dijo que la cifra bajo consideración equivale a cerca de 0,2% del producto interno bruto (PIB) del bloque de moneda común. No citó fuentes.

"El presupuesto para toda la Unión Europea actualmente alcanza un total cercano a 130.000 millones de euros al año, que es algo superior al 1 por ciento del crecimiento económico de la UE", escribió el diario.

"Un presupuesto de la zona euro de alrededor de 20.000 millones de euros implicaría costos adicionales cercanos a un 0,2% del PIB de la zona euro", sostuvo. "Alemania sería responsable de poco menos de 6 millones de euros al año", agregó el FTD.

La propuesta de un presupuesto único fue elaborada inicialmente por Herman Van Rompuy, el presidente del Consejo Europeo, en un documento que circuló en septiembre para estimular el debate sobre cómo debería fortalecerse la unión monetaria de Europa.

En el documento, él dijo que una "unión fiscal totalmente desarrollada" entre los 17 países que comparten el euro podría involucrar la creación de una única oficina del tesoro y "un presupuesto central cuyo papel y funciones deberían ser definidas".

Esas sugerencias han sido refinadas y convertidas en guías que formarán la base de la discusión entre los líderes de la UE en la cumbre del 18 y 19 de octubre. La idea también será explorada entre los ministros de finanzas de la zona euro en una reunión en Luxemburgo este lunes.