Washington. El primer ministro británico, David Cameron, dijo este martes que no hay desacuerdos entre su país y Estados Unidos sobre la importancia de reducir los déficits fiscales, pero señaló que Londres debe actuar ahora para salvaguardar la confianza de los inversores.

"Nosotros no tenemos una moneda de reserva, no somos Estados Unidos, no podemos perder nuestro tiempo con eso", sostuvo Cameron, antes de reunirse en Washington con el presidente estadounidense, Barack Obama.

"Vemos el tema de la misma manera, que es que cada país tiene que lidiar con su déficit fiscal, pero el momento en que lo hagamos puede variar", explicó.

Cameron dijo que el plan del gobierno británico de reducir el gasto público y subir los impuestos para contener un déficit presupuestario récord permitiría al país "mantener bajos los tipos de interés".

Estados Unidos ha pedido cautela respecto a los intentos de Europa para reducir los déficits fiscales, ante el temor a que las medidas de ajuste puedan hacer descarrilar la recuperación económica mundial.