Los líderes del Grupo de los Ocho (G8) países ricos e industrializados están haciendo progresos en abordar las dos mayores amenazas a sus economías: la crisis de deuda de la zona euro y los altos precios del petróleo, dijo este sábado el primer ministro británico, David Cameron.

Luego de una reunión bilateral temprano en la mañana con el presidente estadounidense, Barack Obama, Cameron dijo que detectó "un sentido creciente de urgencia en la necesidad de tomar acciones" respecto a la crisis del bloque monetario europeo.

"Se necesita implementar planes de contingencia y se debe fortalecer a los bancos, los gobiernos y los cortafuegos, y todas estas cosas deben ser aplicadas rápido", sostuvo a periodistas en Maryland.

El líder conservador dijo que la canciller alemana, Angela Merkel, estaba "absolutamente de acuerdo" en que cada país debería establecer sólidos planes para lidiar con sus déficits.

"El crecimiento y la austeridad no son alternativas", dijo.