Río de Janeiro. Miles de activistas de movimientos campesinos protestaron este lunes frente a la sede del Ministerio de Planificación Presupuesto y Gestión (MPOG) contra el proyecto de reforma en el sistema de jubilaciones que prepara el gobierno de Brasil encabezado por el presidente Michel Temer.

Dicha reforma pretende fijar en los 65 años la edad mínima para aposentarse, tanto para hombres como para mujeres.

La manifestación se realizó en las primeras horas de la mañana de forma pacífica, aunque al final se produjeron algunos empujones entre campesinos que pretendían ingresar al edificio y los responsables de la seguridad quienes finalmente lo impidieron.

"La reforma propuesta traerá una pérdida de derechos para los trabajadores y trabajadoras del campo, que pasarán a ser igualados con los trabajadores urbanos", aseguraron, en una nota, los movimientos que organizaron la protesta.

La administración Temer, que fue hecha efectiva en el gobierno el pasado miércoles, busca modificar las leyes sobre la jubilación en Brasil, que actualmente es después de 30 años de trabajo para las mujeres y 35 para los hombres.

En el caso de los trabajadores del campo, ese requisito no existe y la jubilación puede ser solicitada a los 60 años en el caso de los hombres y a los 55 cuando se trata de mujeres, pues se considera que sus labores causan más desgaste.