“Es una grosería que realmente lo único que merece es repudio”. Con esa frase el canciller Ricardo Patiño respondió duramente al presidente del Comité Empresarial Ecuatoriano (CEE), Blasco Peñaherrera, quien la semana anterior habló de la existencia de dos bandos en el Ejecutivo con visiones contrapuestas sobre la política comercial. “Cada vez esos dos bandos son más claros y no solamente en política comercial sino en modelo de desarrollo”, afirmó el empresario.

Peñaherrera aseveró que en uno de esos grupos estaría la ministra coordinadora de la Producción, Nathalie Cely, que –a su juicio– se muestra más integradora con el mundo, mientras que en el otro, estaría Patiño, quien le apuesta más a un aislamiento.

Peñaherrera sacó a relucir esa tesis tras el choque de posturas entre el vicecanciller Kintto Lucas y el viceministro de la Producción, Mauricio Peña, sobre la intención de firmar un Acuerdo Comercial para el Desarrollo (ACD) con la Unión Europea (UE).

Patiño agregó que en el régimen hay una sola posición trazada por el presidente Rafael Correa de no firmar Tratados de Libre Comercio (TLC), “sí buscar alternativas de comercio con los países y bloques de todo el mundo”.

Peñaherrera respondió ayer que es evidente que hay dos posiciones y que grosería es “insistir en un modelo fracasado que durante 4 años y medio le han condenado a nuestro país a un paupérrimo crecimiento”.

Correa en su último enlace sabatino criticó a miembros del CEE, en especial a su director Roberto Aspiazu, quienes cuestionan la postura del Ejecutivo en política comercial. “Porque no firmamos los TLC que quieren que firmemos, solo por eso, porque no les paramos la más mínima bola a sus fundamentalismo y a sus intereses”, dijo.

Patiño reconoció que hay posturas diversas dentro del Gobierno: “Claro que existen algunas diferencias conceptuales entre los miembros del Gobierno”, añadió Patiño.

Sostuvo que se ha pedido al vicecanciller Lucas y al viceministro Peña que dejen de hacer declaraciones que afecten a uno u otro funcionario.

Peñaherrera presentó ayer al vicepresidente Lenin Moreno, un estudio de competitividad realizado por el sector productivo con el apoyo del Observatorio de Comercio Exterior con lo que se le iba a pedir que encabece un proceso de lo que llamó reconciliación nacional.