Brasilia. La candidata presidencial oficialista de Brasil podría recortar el gasto público para cumplir una ambiciosa meta de superávit presupuestario si es electa en octubre, dijo el viernes a Reuters el jefe de su partido.

Dilma Rousseff cuenta con una amplia ventaja en las encuestas previas a la elección del 3 de octubre sobre su principal adversario, el ex gobernador del estado de Sao Paulo José Serra del partido de centro PSDB.

"La disciplina fiscal no es propaganda electoral. Es un principio que se mantendrá", dijo José Eduardo Dutra, presidente del gobernante Partido de los Trabajadores.

La disciplina fiscal del presidente Luiz Inácio Lula da Silva se ha descuidado en el periodo pre-electoral, dado que el superávit presupuestario primario en 12 meses cayó al 2,07% del Producto Interno Bruto (PIB) en junio, bien por debajo de su meta del 3,3% del PIB.

El comportamiento presupuestario se deterioró pese a la fuerte alza en los ingresos fiscales luego de que el gobierno impulsara el gasto aún más rápido.

"El gobierno de Lula lo hizo en su primer año y el gobierno de Dilma también lo hará", agregó Dutra en referencia a las medidas de austeridad adoptadas al comienzo del primer periodo de presidencia de Lula.

Dutra no descartó que el eventual gobierno de Rousseff pueda crear impuestos a la exportación de minerales, como una manera de dar incentivos a las industrias manufactureras con más valor agregado. Pero insistió en que esto sólo ocurriría con consulta a la industria y no por decreto.

"Hay casos donde la tributación puede tener efectos positivos y casos donde no", dijo Dutra.

Un gobierno de Rousseff también impulsaría que la gigante petrolera estatal Petrobras aumente sus compras de servicios y equipos locales.

"La política de este gobierno y la del próximo, es que todo lo que sea posible se hará en Brasil", afirmó en referencia al abastecimiento de Petrobras.

Según críticos, la política de preferir proveedores locales infla los costos de Petrobras y ahoga la competencia. En algunas áreas, 60% de los contratos de abastecimiento son para proveedores domésticos.