Río de Janeiro. La candidata presidencial brasileña Marina Silva dijo este martes que si fuera elegida cambiaría la estrategia adoptada por el gobierno actual en el combate a la inflación, reduciendo el gasto público.

Pero pese a las críticas, afirmó que mantendría los aciertos de la actual política económica, en un discurso ante empresarios en Río de Janeiro.

"Vamos a controlar la inflación con el control de gastos públicos y a salir del vicio de los intereses", declaró durante una clase que dictó en la Asociación Comercial de Río de Janeiro, en referencia a la tasa de interés Selic, administrada por el Banco Central, para el control de la inflación.

"Vamos a recortar todos los gastos de la ineficiencia. Cuando el Estado es transparente, la eficiencia es mayor. El otro día leí que gastamos un tres por ciento del PIB en corrupción (...) Sin duda recortaría el gasto (...)", dijo a la prensa tras su presentación.

La ex ministra de Medioambiente del gobierno del presidente Luiz Inácio Lula da Silva y abanderada del Partido Verde (PV) comparó esa cifra con el 5% del Producto Interno Bruto (PIB) que gasta Brasil en educación y destacó la necesidad de elevar las inversiones en esa área.

"Estamos al borde de un apagón en recursos humanos, sin inversiones en ciencia y tecnología y sin conocimiento. Sin inversiones no mereceremos las oportunidades que se avecinan", manifestó.

Sin dar detalles, Silva también criticó la propuesta de Lula para crear una nueva estatal volcada al área de seguros, que se llamaría Segurobras.

"No tengo condiciones técnicas para evaluar el mérito, pero no creo que la proliferación de más y más empresas sea la solución para Brasil", comentó.