Asunción. La coalición opositora que enfrentará al centro-derechista Partido Colorado en las elecciones de abril en Paraguay presentará en dos semanas una propuesta de reforma tributaria que incluye modificaciones en los impuestos del sector agropecuario, motor de la economía del país.

El candidato presidencial Efraín Alegre, quien enfrentará al oficialista Mario Abdo en los comicios, dijo a Reuters que el plan incluye ajustes en impuestos vinculados a la comercialización de granos (soja, trigo y maíz) y en el Impuesto a la Renta Personal, pero no altera el Impuesto al Valor Agregado.

"Estamos trabajando en una reforma fiscal, creemos que hay ajustes que hacer y que efectivamente el sector agropecuario tiene que aportar más", señaló Alegre en una entrevista en un restaurante de Asunción.

"Son varias modificaciones impositivas para ajustar algunas cuestiones que entendemos no se están cumpliendo o están permitiendo también la evasión. Queremos ajustar todo eso", agregó el candidato, un político de trayectoria que fue legislador y ministro de Obras.

El candidato dijo además que implementará una política de endeudamiento más conservadora a la del actual Gobierno si gana en abril. Paraguay debutó en los mercados internacionales de deuda en el 2013 y desde entonces ha emitido bonos por US$2.880 millones.

Los impuestos al agro son un asunto sensible en Paraguay, un país cuya economía depende mayormente de las exportaciones de soja y carne vacuna. La contribución al fisco del sector agropecuario se ha incrementado en la última década, pero muchos creen que aún es insuficiente.

El aporte del sector agropecuario representa cerca de un 6% del total de la recaudación, de acuerdo a cifras del Ministerio de Hacienda. El país exportó soja y derivados por unos US$3.340 millones en el 2017, según el Banco Central, y tiene una presión tributaria del 13% del PIB.

Alegre no dio más detalles del plan impositivo elaborado por el equipo económico que lidera el exministro de Hacienda Dionisio Borda, quien ocupó el cargo durante la gestión del izquierdista Fernando Lugo y podría volver a la cartera si la alianza llega al poder.

El candidato dijo además que implementará una política de endeudamiento más conservadora a la del actual Gobierno si gana en abril. Paraguay debutó en los mercados internacionales de deuda en el 2013 y desde entonces ha emitido bonos por US$2.880 millones.

"El endeudamiento de este Gobierno no tiene precedentes en la historia del Paraguay y, sin embargo, no ha tenido resultados", dijo Alegre.

"Seguramente vamos a tener que seguir obteniendo recursos para proyectos de desarrollo, mediante créditos o la emisión de bonos, pero con una política más ordenada, que nos permita mantener el equilibro macroeconómico", agregó.