Asunción. La Cámara de Anunciantes del Paraguay (CAP) califica de “absolutamente irresponsable” a la Cámara de Diputados al aprobar un presupuesto totalmente deficitario.

De mantenerse sin cambios el proyecto, el país soportará un “caos fiscal” el 2012, alertó este viernes el asesor tributario del gremio empresarial, Walter Hermosa.

Al respecto, Hermosa manifestó que es “absolutamente irresponsable” el pretendido aumento salarial del 20%, incrementado al presupuesto general de gastos de la nación en el rubro de “Salarios a empleados públicos, de manera lineal, sin ninguna diferenciación de categorías, cargo o entidad, en una época en las que ni la inflación ni siquiera el Índice de Precios al Consumo (IPC) han alcanzado los dos dígitos.

Señaló que después de mucho tiempo, nuevamente se coloca al país al borde de un verdadero “caos fiscal”, habiendo sido la principal característica del Paraguay, justamente, su austeridad y su correcto manejo de recursos públicos, y teniendo nuestro país uno de los más bajos niveles de endeudamiento en la región.

“Esta situación nos llevará al absurdo de tener que endeudar al país para pagar salarios”, aseveró Hermosa.

Advertencias. Agregó que la CAP viene alertando esta situación desde hace bastante tiempo, y que debido al manejo “cuasi demencial” del presupuesto general, a partir de esta hipotética situación ya no se podrá hablar de calidad del gasto, pues casi todo lo recaudado será destinado a pagar sueldos y gastos rígidos. “De ninguna manera podemos aceptar que todo el peso de este derroche de nuestros impuestos siga siendo soportado por apenas 400.000 contribuyentes, que son los que realmente tributan”, afirmó.

Dijo que es hora de que se encaren los problemas tal y como son, “no podemos seguir mintiendo al país, no se puede gastar lo que no se tiene con los actuales niveles de actividad económica y con esta recaudación. Alertó que la única forma de enfrentar el hiperinflado presupuesto para el año 2012 es endeudando al país”.

Señaló que los que realmente soportan este “Estado elefantiásico” (los empresarios) deben manifestarse en contra. “No es posible que personas sin la más mínima condición intelectual dispongan de manera cuasi carnavalesca de nuestros recursos para continuar manteniendo el despilfarro de salarios a empleados fantasmas, ni que definan que debemos continuar con este tipo de servicios públicos deficientes y cada vez de peor calidad”, aseveró.