El jefe del banco central de México, Agustín Carstens, dijo este viernes que el aumento en los precios de los alimentos que ha elevado la inflación del país es transitorio, y que sería difícil contenerlo con política monetaria.

"Son temas transitorios", dijo en un evento en la Ciudad de México, en referencia al aumento en el precio del huevo y otros productos.

La inflación en México se ha visto impulsada por el aumento en los alimentos frescos, en parte por un brote de gripe aviar, que llevó en los últimos cuatro meses a la tasa del índice de precios al consumidor por encima del tope de 4% establecido por el banco central.

Pero el incremento podría haber tocado su tope.

Se espera que la tasa de inflación anualizada baje a 4,66% en la primera quincena de octubre, según un sondeo realizado por Reuters entre analistas.

En septiembre la inflación se ubicó en 4,77%, su mayor nivel en dos años y medio, sin embargo el mercado y los analistas no esperan un aumento en las tasas de interés pronto.

Las autoridades de política monetaria argumentan que endurecer las condiciones crediticias tendría poco impacto sobre los precios que han aumentado por el desabasto.