Los microcréditos tuvieron el año pasado el mayor crecimiento desde 2006, impulsados por el dinamismo económico en la región, lo que apoyó“un aumento en la demanda” de financiación por parte “de familias y microempresarios de bajos recursos”, indicó el informe.

“Si bien observamos disparidades entre países, la industria microfinanciera en la región sigue creciendo y parece que regresará a niveles de crecimiento previos a la crisis financiera global”, explicó la responsable del estudio, Paola Pedroza.

Pedroza ofreció esas declaraciones durante el Foro Interamericano de la Microempresa (Foromic 2011), que concluyó ayer en San José.

“Durante 2010, estas instituciones agregaron dos millones de nuevos clientes, sirviendo a un total de 12,5 millones”, según el documento. El país con el mayor mercado de microfinanzas es México, con 3,1 millones de clientes, seguido de Perú, 2,2 millones, y Brasil, 1,9 millones.

No obstante, el país con la cartera más grande de microcréditos es Perú, que tiene US$4.900 millones invertidos en microempresas.