Río de Janeiro. El coste que tendrá la decisión del Gobierno brasileño de reducir 0,46 reales (US$0,12) por litro en el precio del diésel en las refinerías del país hasta finales de año, una medida adoptada para poner fin a la huelga de camioneros, será de 14.700 millones de reales (US$3.970 millones), según un informe divulgado este lunes.

La Institución Fiscal Independiente (IFI), un órgano vinculado al Senado, aseguró que la medida anunciada por el Gobierno tendrá un coste 1.110 millones de reales (US$300 millones) superior al previsto por el propio Ejecutivo, que aseguró a inicio de mes que la reducción de tributos y la concesión de subsidios tendría un coste de 13.590 millones de reales (US$3.670 millones).

De ellos, 4.010 millones de reales (US$1.085 millones) serían compensados con la reducción de beneficios a varios sectores de la economía y 9.580 millones de reales (US$2.590 millones) serían mediante la concesión de subsidios al diésel.

Anteriormente, el Gobierno había asegurado que la reducción del precio del diésel costaría unos 4.000 millones de reales (US$1.080 millones) hasta final de año.

El Gobierno brasileño se vio obligado a anunciar una reducción en el precio del diésel para poner fin a la huelga que miles de camioneros hicieron en todo el país del 21 al 31 de mayo, y que paralizó Brasil por la falta de alimentos, combustible, medicamentos y transporte público que supuso.