Tokio. El sismo y posterior tsunami que arrasaron el noreste de Japón el mes pasado podrían haber tenido un impacto económico mayor al esperado inicialmente, dijo este martes el ministro de Economía japonés, Kaoru Yosano.

El funcionario, quien habló con periodistas tras una reunión de gabinete, agregó que no había considerado usar el gasto fiscal en un presupuesto suplementario para estimular la demanda.

"Luego de un desastre natural, la gente tiende a abstenerse de gastar y está la sensación de que la producción fabril se encogerá", declaró Yosano. "En algunas áreas, el impacto podría ser muy grande", agregó.

Yosano señaló que es importante mantener la confianza internacional en las finanzas de Japón.

En tanto, el gobernador del Banco de Japón (BOJ, por su sigla en inglés), Masaaki Shirakawa, dijo este martes a legisladores que la economía está en un "estado severo".

Miembros del BOJ dijeron que es incierto cuándo los esfuerzos por reconstruir el noreste del país comenzarán a estimular el crecimiento, de acuerdo a minutas de una reunión sostenida tres días después del sismo.

Por su parte, el ministro de Finanzas japonés, Yoshihiko Noda, dijo que explicará los esfuerzos del gobierno para la reconstrucción del país en la reunión del Grupo de los 20 esta semana en Washington.

Noda indicó que hablará con los jefes financieros del G-20 sobre la actual situación de la crisis de seguridad nuclear en el país y la forma en que el Gobierno está manejando el tema.

Los ministros de Finanzas del G-20 se reunirán el 15 de abril en Washington, en el marco de las reuniones de primavera del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial.

Mientras buscan la manera de fortificar la recuperación económica mundial, los ministros de finanzas y jefes de bancos centrales necesitarán medir las implicaciones de las protestas en Oriente Medio y el Norte de Africa y el futuro de Japón tras el desastre natural de comienzos de marzo.

También el martes, el viceministro de Comercio de Japón, Tadahiro Matsushita, dijo que el Gobierno no planea nacionalizar a Tokyo Electric Power Co, el operador de la dañada planta nuclear Fukushima.

"No tenemos intenciones de nacionalizarla", dijo Matsushita a la Comisión de Asuntos Financieros de la Cámara alta.