El programa de impulso económico, puesto en marcha por el gobierno, mejoró las expectativas de los empresarios, destacó hoy el director ejecutivo del Instituto de Economía y Desarrollo Empresarial de la Cámara de Comercio de Lima (CCL), César Peñaranda.

“El impulso económico que dará el Gobierno, a través de los anuncios realizados, auguran que podría observarse una mayor actividad económica. Eso genera una mejor expectativa, como se observa en las encuestas, con una percepción más optimista hacia fin de año”, dijo Peñaranda al Diario Oficial El Peruano.

Sostuvo que si el impulso de la inversión pública va acompañado de una retoma de la dinámica de las asociaciones público privadas (APP) y las Obras por Impuestos, el sector privado también puede retomar su dinámica de inversión.

“Culminada la emergencia, y con la calma del caso, y a la luz de los anuncios del Ejecutivo de que se procederá a la rehabilitación de inmediato y la planificación de cómo será la reconstrucción, se diluye un poco la incertidumbre y se retoma en alguna medida la confianza de que la economía mejorará”, señaló.

Peñaranda indicó que la demanda fue muy golpeada en los primeros meses del año, pues el consumo privado creció a un ritmo bastante menor a lo acostumbrado, pero superada la emergencia climática se espera una recuperación.

“Las empresas pueden esperar una retoma de la dinámica de la inversión pública, acompañado de una mayor dinámica de la inversión privada, lo cual conlleva a pensar que habrá más generación de empleo, mejores ingresos y el círculo virtuoso termina en más demanda y más consumo”, afirmó.

El ejecutivo de la CCL señaló que esta mejora se puede consolidar si el programa de impulso económico que lanzó el Ejecutivo y el programa de reconstrucción se ejecuta con rapidez y eficiencia.

“Además, si se empieza a mover la inversión pública a nivel local, regional y nacional, y comenzamos a ver algunas asociaciones público privadas y Obras por Impuestos marchando, se pueden consolidar esas expectativas y mantener ese círculo virtuoso”, dijo.

Consideró que el país ha tenido un primer cuatrimestre muy difícil, porque tomó mayor énfasis el tema de la corrupción de Lava Jato (empresas constructoras brasileñas) que afectó proyectos en marcha y luego se complicó más con la desgracia del norte y parte de Lima por el fenómeno de El Niño Costero.

“Eso golpeó mucho la economía, generó incertidumbre y una cierta intranquilidad, pero que se viene disipando”, manifestó.

El Plan de Impulso Económico apunta a acelerar el dinamismo económico del país a partir del segundo semestre del año, según el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF).

El principal motor de esta recuperación será el mayor gasto en mantenimiento y la inversión pública orientado a la atención de desastres naturales (emergencia, rehabilitación y reconstrucción) y la reactivación económica.