Tokio. Las bolsas en Asia retrocedían este miércoles desde máximos en varios meses en medio de la cautela ante la aceleración de la temporada de resultados corporativos, con la bolsa de Tokio cayendo a mínimos de cierre en tres semanas, en respuesta a un yen más firme.

"Los mercados asiáticos han estado subiendo de manera constante y es natural que los inversores quieran recoger ganancias con la temporada de ganancias de la región cobrando fuerza más tarde este mes", dijo Hirokazu Yuihama, un estratega de Daiwa Securities en Tokio.

"La tendencia alcista se mantiene intacta dadas las mejoras de los fundamentos a nivel mundial, por lo que unas ventas de este tipo son una corrección saludable que puede llevar a poner un piso sólido a los precios", dijo.

El referencial MSCI de acciones en Asia excluyendo a Japón cayó un 0,3% tras haber alcanzado un máximo en 17 meses y medio. El índice ha subido casi un 30% desde un mínimo que tocó en junio del 2012.

El yen se mantenía firme frente al dólar y el euro luego de que la flexibilización monetaria anunciada el martes por el Banco de Japón no proporcionó un estímulo inmediato como algunos habían esperado, aunque muchos analistas reconocieron la determinación del banco central para hacer frente a la deflación persistente y el estancamiento económico de Japón.

La fortaleza del yen perjudicó a los exportadores nipones, llevando al índice Nikkei a perder un 2,1% a un mínimo de cierre en tres semanas.

El dólar caía un 0,6% a 88,20 yenes, mientras que el euro perdía un 0,7% a 117,45 unidades.

En los mercados de materias primas el petróleo estadounidense bajaba un 0,1%, a US$96,59 el barril y el crudo Brent de Londres se debilitaba un 0,2%, a US$112,23 el barril.

El oro al contado cotizaba a US$1.692,66 la onza, cerca del máximo en un mes que tocó el martes de US$1.695,76, mientras que el cobre de Londres bajaba un 0,3% a US$8.107 la tonelada, pero cerca de un máximo de una semana de US$8.144,50 que tocó el martes.