Tokio. Las bolsas en Asia cedían este jueves por las renovadas preocupaciones sobre el crecimiento de China, pero un mejor panorama económico mundial apoyaba al dólar y mantenía intacto el apetito por el riesgo.

El referencial MSCI de acciones asiáticas no japonesas llegó a bajar hasta un 0,5% y más tarde perdía un 0,2%, con el sector de materias primas liderando los declives.

En Japón, el índice Nikkei de la Bolsa de Tokio ganó un 0,7% a 10.123,28 puntos, su máximo de cierre en siete meses y medio.

El dólar tocó un nuevo máximo de 11 meses contra el yen de 84,187 unidades y alcanzó un máximo en dos meses contra una canasta de monedas importantes a 80,738. La moneda estadounidense también subió a un máximo de un mes contra el euro de 1,3004 dólares.

"El mercado está revisando su punto de vista sobre la economía estadounidense y reduciendo las expectativas de un mayor alivio monetario en el país o el riesgo de que la economía de Estados Unidos tenga un mal desempeño este año", Makoto Noji, estratega de SMBC Nikko Securities.

"La difícil situación fiscal en Europa sigue sin cambios, manteniendo intacta la posibilidad de que el crecimiento global sólo sea modesto este año", agregó.

A las 0339 GMT, el oro al contado sumaba US$4,69, a US$1.646,79 la onza. El metal precioso extendió sus pérdidas y cayó más de un 2% el miércoles - un día después de que la Reserva Federal no ofreció pistas sobre un alivio adicional.

El cobre, empujado a la baja por las preocupaciones sobre la demanda de China -el mayor consumidor mundial del metal-, caía un 0,3%, a US$8.437 la tonelada.

El crudo Brent de Londres se estabilizaba por encima de US$125 el barril, mientras que el petróleo estadounidense subía un 0,4%, a US$105,83 el barril.