La Paz. Trabajadores de Bolivia amenazaron este jueves con marchas y huelgas en los próximos días por considerar insuficiente un aumento salarial del 10% anunciado por el gobierno, sumando presión a las autoridades en medio del malestar desatado por un alza generalizada de precios.

La Central Obrera Boliviana (COB), que aglutina a todos los sindicatos de trabajadores del empobrecido país, indicó que el Gobierno de Evo Morales aprobó el alza salarial sin el consenso de los sectores convocados a un diálogo, tras constantes protestas que exigían un aumento acorde al aumento de precios.

"Hemos estado en la mesa de negociación y los ministros no han tenido el valor de decirnos en ese momento este porcentaje de incremento salarial al igual que el salario mínimo nacional", manifestó a la agencia ABI, el secretario ejecutivo de la COB, Pedro Montes.

Este miércoles, el gobierno anunció sorpresivamente un aumento salarial del 10% para el sector público y un alza del 20% del sueldo mínimo, que pasa de 679 bolivianos (US$95) a 815 (US$116).

Los empresarios privados de Bolivia anunciaron de acatarán el incremento del 10% que dispuso el Gobierno como base de negociación en este sector. Sin embargo, indicaron que habrá despidos de sus trabajadores, aumentos de precios de sus productos y mayor inflación.

"No aceptamos ese porcentaje de incremento salarial, pero lo tenemos que acatar haciendo todo el esfuerzo, vamos a tener que hacer un racionamiento de personal", dijo el vicepresidente de la Cámara Nacional de Industrias, Mario Yaffar, según publicó el diario La Razón,

Según el analista en temas de economía Gonzalo Chávez, el Gobierno decidió "unilateralmente y ha estado casi tres semanas en un desgaste social político de imagen negociando con la COB, así ciertamente en los próximos días vamos a ver sindicatos enojados y presionando".

Durante las negociaciones salariales con el gobierno, la COB propuso al Gobierno definir un incremento de salarios en base a un estudio que establecía un sueldo mínimo equivalente a US$1.200 mensuales. Morales, un ex líder sindical,calificó de "descabellado" el pedido.

El dirigente de los maestros de La Paz, José Luis Alvarez, calificó el aumento como una "burla a las necesidades" que tienen los trabajadores.

"Por eso estamos organizando un ampliado (reunión) nacional para que se conforme un comité de huelga contra este incremento miserable", apuntó Alvarez.

También el sector fabril convocó a definir medidas de presión para que el Gobierno establezca un mayor incremento.

"Hemos pedido por lo menos un 30% de incremento y sorpresivamente nos dice que será del 10%, lo que definitivamente no aceptamos", indico el dirigente fabril, Italiano Mamani.