La Central Obrera Boliviana (COB) decidió este lunes firmar el acuerdo propuesto por el gobierno que contempla el aumento salarial para salud y educación del 11%, con la posibilidad de subir a 12% después de identificar una fuente de financiamiento que no ocasione déficit fiscal.

La aprobación del acuerdo por parte del ampliado nacional de la COB pone fin a un conflicto que duró 12 días y que provocó perjuicios a los habitantes de las ciudades de La Paz y El Alto por las constantes marchas y bloqueos de las organizaciones afiliadas al ente matriz de los trabajadores.

Tras cuatro horas de discusión, el responsable de comunicación de la COB, Bruno Apaza, dijo que con la autorización de las organizaciones sindicales, ahora se debe trabajar en las comisiones para que los puntos del acuerdo sean cumplidos por el Gobierno. “Los trabajadores hacemos un alto en esta etapa de lucha y decidimos un cuarto intermedio y levantamos la huelga, las movilizaciones y los bloqueos de caminos”, manifestó.

Según el primer punto del acuerdo referido al salario, se indica que se otorga un aumento salarial del 11% para los sectores de salud y educación. “Se conformará una comisión entre el gobierno y la COB con el propósito de buscar recursos que se destinarían a incrementar otro punto porcentual adicional (1%) a los referidos sectores, ambos se inscribirán en el reformulado del Presupuesto General del Estado 2011 y serían retroactivos al mes de enero del 2011”, señala el documento.

El máximo ejecutivo de la COB, Pedro Montes, dijo que si el Gobierno no cumple con el acuerdo se reiniciarán las medidas de presión. Asimismo, pidió a los ministros no aplicar sanciones o retirar a los trabajadores que acataron la huelga, porque causarían otro conflicto social. “Pedimos a nuestros ministros que no entorpezcan y respeten nuestro derecho a la huelga”, aseveró el dirigente.

Montes explicó que el acuerdo firmado en el ampliado será entregado al Gobierno en un acto público.

El viceministro de Coordinación Gubernamental, Wilfredo Chávez, manifestó que con la propuesta gubernamental el problema social con la COB se ha solucionado. “Sabemos que estos presupuestos se cargan a otro reformulado que se va a hacer en un par de meses más, en agosto, y a partir de ello de manera retroactiva se incrementa el 1%, y el otro 1% veremos cómo conseguimos”, argumentó.

El viceministro de presupuesto, Emilio Pinto, explicó que el aumento adicional del 1% para los sectores de salud y educación tendrá un costo de US$30 millones para el Tesoro. Respecto al otro 1% adicional, Pinto descartó el uso de las reservas o que se vaya a gestionar un crédito externo.

Por su parte, el ministro de Comunicación, Iván Canelas, dijo que no había necesidad de tanto conflicto, que se explica porque intentó pasarse a una acción política.

Fensegural satisfecha con pacto. El secretario de Conflictos de la Federación Nacional del Seguro Social (Fensegural), Boris Villa, expresó su satisfacción por la firma del acuerdo, porque se atendió el 80% de los requerimientos que se tenían. “Para nosotros se está haciendo la reestructuración de la Caja a la cabeza de la COB sin la participación del Gobierno”, sostuvo.

El magisterio acepta acuerdo, pero rechaza descuentos. La Confederación de Maestros Urbanos de Bolivia aceptó este lunes la propuesta del Gobierno de un incremento salarial del 12%, pero advirtió con asumir otras medidas de presión si el Ministerio de Educación les aplica descuentos o no atiende su pliego petitorio.

Federico Pinaya, secretario ejecutivo del magisterio urbano, dijo que su sector remitió una carta al ministro de Educación, Roberto Aguilar, pidiéndole audiencia para tratar estos temas. “Si no somos atendidos, vamos a iniciar otras medidas de presión como la huelga de hambre”, afirmó.

Tras una semana de paro de labores (la medida comenzó el lunes 11 de abril), el magisterio urbano retorna este martes a clases.

Analistas: COB recuperó independencia política. El director de la Fundación Milenio, Napoleón Pacheco, y el analista político Marcelo Silva coincidieron este lunes en señalar que la COB logró recuperar su independencia política y obtuvo una “leve victoria” ante el gobierno al lograr el aumento salarial del 12% para los sectores de salud y educación.

También aseguraron que este aumento adicional generará una espiral inflacionaria y expectativa entre los panificadores y el sector del transporte público, que buscan hacen subir el precio del pan y el costo de los pasajes.

Precisamente para evitar una escalada inflacionaria, Pacheco recomendó al Banco Central de Bolivia (BCB) acelerar la emisión de títulos valores con el objetivo de retirar liquidez a la economía.

Asimismo, indicó que el incremento del 12% es insuficiente, porque el 60% del salario de los trabajadores se destina a la compra de alimentos que en el primer trimestre de este año ya alcanzó el 11%. También consideró discriminatoria la medida porque se excluye a los servidores públicos.

El politólogo Marcelo Silva advirtió que si el Gobierno no presenta soluciones estructurales a la posible crisis económica que se avecina, se van a continuar registrando conflictos sociales. “Ahora estamos discutiendo por el 10%, 11% ó 15% (de aumento salarial), pero si no mejora la economía boliviana, es decir, no reactivamos el aparato productivo, el próximo año por estas fechas tal vez estemos discutiendo entre el 15% y 20%”, agregó Silva.

Asimismo, dijo que existen sectores como los panificadores y los choferes que están en apronte de subir los precios de sus productos y servicios que prestan. “Ahora se verá cómo el Gobierno manejará estos conflictos”.