Mientras el consumo no mejore, la posibilidad de un mayor ritmo de crecimiento de la economía será limitado por lo que se requiere disponibilidad de autoridades para hacer ajustes a las políticas públicas que permitan un desempeño más eficaz del aparato productivo apuntó el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP).

El órgano asesor del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) en temas económicos consideró que la revisión de “la Reforma Hacendaria, así como la Reforma Energética o cualquier otra, y hacer cambios si así se requiere, será un factor clave en el impulso económico”.

Piden certidumbre. En su análisis ejecutivo semanal refirió que también es fundamental que las instituciones que se encargan de establecer las leyes y aplicarlas lo hagan con mayor eficiencia, de tal manera que no haya posibilidad de generar un ambiente de incertidumbre para el capital.

Temas como corrupción e impunidad, como los que se perciben en el país, son factores importantes que toman en cuenta los inversionistas nacionales y extranjeros.”

El documento refiere que sin inversiones no podrán generarse empleos de calidad lo que incrementará la cautela para gastar y se reflejará en un menor dinamismo del consumo. Los datos de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) muestran que del IV trimestre del 2007 al IV trimestre del 2014, el número de ocupados que recibían ingreso superiores a tres salarios mínimos se redujo en 3,1 millones de personas, mientras que los ocupados con ingresos hasta tres salarios se incrementó en 5,4 millones, lo que refleja un menor ingreso de la población ocupada.

Menos ingreso. Apuntó que recientemente el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) dio a conocer los resultados de la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares (ENIGH) 2014, reporte que aunque se publica de manera bianual, confirma lo que la ENOE ha mostrado trimestralmente, que es este cambio en la estructura de los ingresos de la población ocupada, además de la disminución en el ingreso real de los hogares.

En inicio se informa que en 2014 el ingreso corriente total trimestral de los hogares tuvo una caída real de 3,2% respecto a la encuesta de 2012, dentro del cual el ingreso corriente monetario se contrajo en 1,9% y el no monetario en 7,9%.

En este entorno, la ENIGH identificó un universo de 75 millones 330 mil 247 perceptores de ingresos, de los cuales la mayor proporción se concentra en los niveles salariales más bajos.

Cabe señalar que las estadísticas del Inegi indican que los perceptores que reciben hasta un salario mínimo representaron 32,3%.

Si se suman los trabajadores que reciben hasta tres salarios mínimos, el porcentaje se eleva hasta 78,7%, lo cual implica que quienes integran los niveles de salarios superiores a tres salarios mínimos sólo representan 21,3%.

Las cifras muestran que el aumento de perceptores con menores ingresos, a costa de los de mayor ingreso se viene dando desde 2004”.

El análisis sostiene que el hecho de que este comportamiento se aprecie desde hace años, permite inferir que ha sido una importante causa de que el mercado interno no mejore y se refleje en las bajas tasas de crecimiento registradas desde hace una década.

Reiteró que mientras el consumo no mejore, la posibilidad de un mayor crecimiento del PIB será limitado.