De acuerdo con Juan Alberto Fuentes, director de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, Cepal, en una entrevista concedida para el periódico El País, hay cuatro vías por donde ya se filtró la crisis española en Latinoamérica: remesas, financiamiento, inversión extranjera directa y comercio bilateral.

Relata que uno de los casos más evidentes es el de las remesas que desde España envían los inmigrantes latinos a sus familias en Ecuador y Colombia. En las cuentas de la Cepal, representan el 1,5% del Producto Interno Bruto de Ecuador y el 0,4% del de Colombia. Y relata el medio español que “los giros de dinero de inmigrantes ecuatorianos cayeron en el primer trimestre un 24,4% y los de colombianos, un 14,3%”.

Agrega que aunque los países de Latinoamérica no venden en grandes proporciones sus productos a España, las exportaciones desde la región ya comenzaron a estancarse desde el pasado diciembre. Y aunque siguen siendo superiores a las cifras del año pasado, Fuentes asegura que no conservan el ritmo de crecimiento de los años anteriores, donde fueron mucho más dinámicas.

En cuanto al resto de la región, España es la actual compradora del 3,5% de las exportaciones peruanas, mientras que registra el 2,9% de las argentinas y del 1,9% de las chilenas, montos que comprueban la baja representación de ese renglón de la economía española para Latinoamérica, pero que definitivamente impacta el comercio exterior.

Y aunque no revelan en detalle casos en los que la inversión extranjera directa se reduce, sí hablan de la venta que hicieron bancos como Santander, quien desde noviembre pasado anunció la salida de su participación en el sector financiero colombiano; y el del BBVA, que hace unos meses informó su interés de buscar cliente para sus negocios en pensiones y cesantías en varios países de América Latina.