Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), expresó a Excélsior que “México tiene mejores perspectivas que el resto de la región precisamente por el repunte de Estados Unidos”, sin embargo, recomendó al país diseñar políticas públicas coordinadas de largo plazo para estimular la inversión y una mayor formalización de la economía.

En entrevista, la secretaria ejecutiva del organismo internacional enfatizó que confía que en 2015 la economía del país registrará un repunte a pesar del recorte al gasto, y auguró que “a México no le va a ir mal en materia turística, en remesas y en exportaciones”.

“Entonces hay que aprovechar el buen momento de Estados Unidos y México para ver entonces qué sectores habría que apuntalar; yo no soy pesimista en ese sentido”, subrayó.

El tema es que se debe garantizar que las once reformas estructurales del país le lleguen a toda la gente. También sugirió que desde la política pública se apuntale la estrategia de inversiones en el país, que es lo que genera los empleos.

Por otra parte, recomendó trabajar en México para una integración de las políticas públicas, para que todos los incentivos, que actualmente están orientados a estimular la informalidad, se dirijan a llevar a las empresas y a los trabajadores al sector formal.

“Sí creo que estamos yendo en la dirección opuesta, ya que es más barato para la gente ser informal que ser formal y eso me parece muy grave”, enfatizó.

Riesgos. Ojalá y se puedan mirar con cuidado los ajustes, porque sí es cierto que desde la perspectiva ortodoxa está muy bien que se hagan los ajustes, pero ya vimos también lo que pasó en Europa, tanto ajuste en un momento dado tampoco se tradujo en una recomposición de la economía; entonces México tiene que balancear muy bien esto, recomendó la secretaria ejecutiva de la Cepal.

Estimó que el gobierno debe apuntalar muy bien la estrategia de inversiones e incentivar la participación del sector privado en donde se recortó la inversión pública. “Yo no sé si tren o no tren, pero las inversiones son muy importantes, porque son las que generan empleo y productividad”, indicó.

Expuso que las autoridades están muy conscientes del asunto, ya pasó una Reforma Fiscal, deseamos que sea duradera, hay una cantidad de problemas que resolver, pero sin duda, al menos va en la dirección de apuntalar la economía.

“La Secretaría de Economía está buscando por ejemplo, la articulación de cadenas productivas, estamos trabajando nosotros con ellos en la articulación de cadenas, entre empresas muy grandes y pequeñas; aquí lo que falta es el encadenamiento productivo asociado con incentivos tecnológicos y financieros”, añadió.

Empleo, solución a la pobreza.Interrogada por qué la pobreza general y extrema aumentó en México, de 2005 a 2102, de acuerdo con indicadores de la Cepal, cuando el país está en mucho mejor condición macroeconómica que Brasil, Argentina y Venezuela, que reportan mayores avances en la materia, Alicia Bárcena respondió que la mejor solución para salir de la pobreza es el empleo y en México hay todavía mucho empleo precario, informal, que ha ocasionado que en las últimas tres décadas el salario mínimo se haya rezagado.

El estudio Panorama social de América Latina 2014, de la Cepal, presentado hace unos días establece que la pobreza en México pasó de afectar a 31,7% de la población en 2005 a 37,1% en 2012, mientras que la indigencia creció en el lapso de 8,7% a 14,2%.

“Creemos que además a México le han faltado oportunidades para desarrollar más articulaciones productivas donde pueda insertarse mejor la gente para trabajar”, expresó Bárcena.

“Entonces creo que potenciar la demanda interna, ha sido por ejemplo uno de los temas que Brasil ha hecho con bastante éxito, y creo que México es otro de los países que puede potenciar su demanda interna; ya tenemos más de 120 millones de habitantes, cómo lograr potenciar nuestro mercado, demanda y producción internos”, precisó.

Apertura. “No estoy diciendo que México se cierre o que sea más proteccionista. Pero sí que ocupe mejor los espacios de producción nacional, de componente nacional, que realmente potencie más el tejido productivo nacional. Considero que ese es el gran tema de fondo”, indicó Alicia Bárcena.

Asimismo, comentó que tiene que haber una política industrial, una política de diversificación productiva, porque desde la política se tiene que ver en qué sectores, el país puede generar mayor productividad.

“No se le puede dejar todo al emprendedor, es lo mismo que el empleo, no se puede dejar todo al trabajador, tiene que haber una política de Estado; yo no digo que el Estado sea el que produzca, sino que el Estados sea el que asuma el riesgo junto con los emprendedores, y por lo tanto, lo que se requiere es esa nueva ecuación, ese nuevo acuerdo, entre el Estado, el mercado y la sociedad, en donde las grandes empresas deberían también buscar mejores formas de articular sus cadenas productivas con los productores nacionales”, recalcó.

Están buscando mejores costos y por eso traen mejores insumos de afuera, pero muchos de estos insumos podrían producirse en México. Y ahí es donde entra la política pública, para poder realmente facilitar esa articulación de cadenas de valor.

Política monetaria. “El alza de tasas en Estados Unidos se dará seguramente en junio o julio y eso va a encarecer el financiamiento y va a cambiar mucho las relaciones del financiamiento externo; obviamente, la expansión monetaria de Europa traerá otro tipo de consecuencias, el euro, el dólar, cómo se van a comportar, pero sí preocupa y lo que preocupa mucho es cómo nos preparamos ante estos ciclos que ya sabíamos que venían, y que generarán escasez financiera; la deuda se encarecerá, se podría depreciar un poco el peso”, advirtió Alicia Bárcena.

Recientemente, la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos aseguró que se mantendrá paciente ante la posibilidad de un alza de las tasas de interés de referencia en EU, que actualmente están entre cero y 0,25%, pese a reconocer que observa un crecimiento.

El Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC, por sus siglas en inglés) espera que la inflación se eleve gradualmente hacia dos por ciento, ya que el mercado laboral mejorará aún más y los efectos transitorios de los precios de la energía y otros.

Entre los cambios de la postura de la autoridad monetaria estadunidense destaca que ahora sus integrantes refieren que la actividad económica se está expandiendo a un ritmo sólido, mientras que antes decían moderado, con fuertes aumentos en empleos.

Los próximos 17 y 18 de marzo se llevarán a cabo la reunión de política monetaria de la Reserva Federal, donde se espere de una mayor señal de la decisión que tomará respecto a su tasa objetivo.