Así se expresó Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, (Cepal), en un mensaje a los participantes de la segunda Mesa sobre el desarrollo del Caribe en Georgetown, Guyana.

El diálogo se centró sobre cómo, a pesar de sus limitaciones fiscales, los estados pequeños pueden impulsar una mayor diversificación económica, mejorar su acceso a fuentes de financiamiento y fortalecer los sistemas de protección social.

Bárcena informó que la caída de los ingresos por turismo y los servicios financieros a distancia, como resultado de la reciente crisis económica mundial, ha puesto en evidencia algunas debilidades estructurales entre las economías del Caribe, como la falta de diversificación de las exportaciones y la dependencia de un número reducido de mercados.

Comentó que la búsqueda de nuevos mercados y de relaciones comerciales consistentes con las novedosas dinámicas emergentes es un aspecto importante en cualquier nueva agenda de cooperación multilateral.

De hecho, la cooperación Sur-Sur es una estrategia esencial para los estados pequeños en su búsqueda de un desarrollo sostenible, expresó Bárcena al hacer un llamado a redoblar esfuerzos por acuerdos.